El nuevo alcalde y la “joya de la corona”

caricatura

Editorial SINPRO

Quien sea elegido alcalde de Medellín tiene varios retos importantes en relación con EPM: respetar su autonomía y ser soporte de su sostenibilidad.

 

 

Los resultados de los comicios de este 27 de octubre, que permitirán saber quién será el próximo alcalde de Medellín y quiénes serán los 21 concejales de la ciudad para el cuatrienio 2020-2023, son trascendentales para el presente y el futuro de EPM y de UNE, máxime cuando nuestra empresa matriz vive una situación paradójica, al estar -a pesar de la contingencia de Hidroituango- ante los mejores resultados financieros y de cobertura en 64 años de historia, y ante la incertidumbre que generan varias decisiones externas a EPM frente al proyecto hidroeléctrico, del que depende en gran medida su sostenibilidad y, de ella, una parte sustancial de los recursos de Medellín para inversión social.

 

 

Basta mirar algunas cifras para darse cuenta de lo que representa EPM para la ciudad, para varias regiones del departamento y para el país, como lo son la generación de más de 50.000 empleos directos e indirectos; la cobertura general de servicios, superior en promedio, al 94%; los aportes realizados en los últimos cinco años a Medellín por $5,9 billones en transferencias de sus utilidades y de la venta de las acciones en Isagen, las transferencias del sector eléctrico efectuadas a 53 municipios de Antioquia por $340.000 millones y los impuestos pagados a la Nación por cerca de $5 billones, sumados a los $3,5 billones invertidos en 2018 en infraestructura para la prestación de sus servicios.

 

 

“Basta mirar algunas cifras para darse cuenta del significado mayúsculo de EPM para la ciudad, para varias regiones del departamento y para el país”

 

 

Si bien EPM es un ente autónomo, 100% público, y las actuaciones del alcalde de Medellín en calidad de representante de la comunidad deben enmarcarse exclusivamente a través de la Junta Directiva, que él mismo escoge y preside, resulta innegable que su real pensamiento, sus acciones y sus posiciones en torno a los temas más relevantes de EPM y el Grupo EPM, sí pueden tener incidencia directa en la sostenibilidad de la empresa, como ya ocurrió con la nefasta administración Aníbal Gaviria-Juan Esteban Calle, durante la cual se tomaron las decisiones más desacertadas de la historia de la Empresa, algunas con consecuencias que heredó y le correspondió afrontar a la administración actual.

 

 

A pesar de circunstancias tan evidentes como esas, ha sido usual que los alcaldes de Medellín lideren los índices de favorabilidad en el país, lo que se atribuye a dos aspectos fundamentales, la protección de los antioqueños a sus dirigentes y los recursos con que cuentan esos alcaldes para su gestión, muchos soportados en la infraestructura, servicios y aportes económicos que le hace Empresas Públicas de Medellín.

 

 

Teniendo en cuenta los aspectos reseñados, como organización sindical responsable y para brindar mayores elementos de juicio a los ciudadanos, con el fin de tomar una decisión trascendental para el desarrollo social y la calidad de vida de los medellinenses, y como resultado de un ejercicio individual que desde SINPRO realizamos con siete candidatos a la alcaldía de Medellín, quedaron manifiestos los pensamientos e intenciones de cada uno de ellos con EPM y con UNE, los cuales se sintetizan en esta edición de nuestro periódico Conexión y se amplían en nuestro portal web www.sinpro.org.co.

 

 

En ese ejercicio y en torno a las discusiones sobre Hidroituango, coincidimos con quienes creen que nunca se debe construir un proyecto político sobre la base de destruir el esfuerzo colectivo y que lo que haya pasado en el proyecto se sabrá independientemente de quien sea el próximo alcalde de Medellín, por una razón elemental esbozada por varios funcionarios y exfuncionarios de la empresa: es la gente de EPM, su incomparable recurso humano, su rigor y su profesionalismo, quien está detrás de cada decisión; nada más ajeno a la cultura EPM que callar, ocultar u omitir sus deberes y obligaciones; la misma gente EPM se encargará de dar toda la luz que con razón demanda la ciudadanía sobre el tema, al existir en todos los funcionarios la plena convicción de para qué fue creada EPM: para generar bienestar y progreso, como dice su lema más recordado.

 

 

“Es la gente de EPM, su incomparable recurso humano, su rigor y su profesionalismo, quien está detrás de cada decisión”

 

 

El interés de SINPRO desde nuestra creación hace 17 años, en octubre de 2002, ha sido siempre el de construir, aportar a la sostenibilidad de EPM y UNE, defender el patrimonio público y los derechos de los trabajadores.

 

 

 

De ahí la imperiosa necesidad de que, como ciudadanos y como verdaderos dueños de la empresa 100% pública más importante del país, con total consciencia, con absoluta responsabilidad y con el mayor conocimiento posible de antecedentes y de las propuestas esbozadas en los respectivos planes de gobierno y en sus declaraciones públicas, elijamos a la próxima persona que no solo regirá los destinos de Medellín en los próximos cuatro años, sino que será pieza clave para rodear y fortalecer a nuestra “joya de la corona”, y para hacer todas las gestiones que se requieran para sacar adelante el proyecto hidroeléctrico más importante de los últimos años para el futuro del sector energético nacional.

 

 

Notas Relacionada:

                      La Encrucijada de EPM

Hay que cuidar la ubre

Candidatos: patrimonio público y gobernabilidad

Candidatos: transferencias al Municipio

Candidatos: Hidroituango

Candidatos: objeto social

Candidatos: tarifas de energía

Candidatos: el Gerente y la Junta

Candidatos: UNE y telecomunicaciones