EPM controla la pandemia con información

 

not41

not41a

Desde el inicio de la pandemia, EPM dejó claro que tiene dos prioridades:  la primera es proteger la salud de los servidores y la segunda, mantener la prestación de sus servicios y la continuidad de sus negocios.  

Definida las metas, la empresa creó un Puesto de Mando Unificado (PMU) con representación de toda la estructura corporativa, para orientar la toma de decisiones y procurar los mecanismos internos que faciliten la respuesta inmediata a los retos que todos los días plantea esta emergencia sanitaria.

Este PMU funciona también como un faro, como un rayo que arroja luz sobre lo que está ocurriendo y lo que puede ocurrir en el corto y mediano plazo, con el fin de comprender las complejidades de esta pandemia, y recomendar las estrategias y acciones que deben implementarse para reducir el riesgo y mitigar las consecuencias.

El combustible de ese faro es el Cuestionario de Salud Física y Mental que los servidores de EPM diligencian todos los días.  Las respuestas que allí se ofrecen son procesadas en tiempo real por un centro de análisis de información, operado por siete profesionales informáticos de la Dirección de Soluciones de TI. 

En esta Dirección se operan 38 tableros digitales que se actualizan cada dos horas y se entregan al nivel directivo de EPM con información cuantitativa y predictiva sobre el comportamiento de la COVID-19 en la empresa. 

Del dato simple a la analítica avanzada

Cuando un servidor da clic al botón de consentimiento informado para compartir la información sobre su estado de salud física y mental, esta es recibida por un conjunto de equipos de cómputo con capacidad para alojar grandes volúmenes de datos.

Cada respuesta brindada a través del Cuestionario de Salud Física y Mental es analizada por plataformas o programas especializados en procesar, cruzar, cuantificar, modelar y visualizar los datos, ya sea de manera cuantitativa o en forma de análisis.

La primera plataforma se llama Qlik Sense y se encarga de integrar la información de los servidores con aquella que proviene de los sistemas de ONE WORLD y del aplicativo de gestión de empleados de las centrales.

Este proceso permite que EPM pueda saber quiénes presentan síntomas de COVID-19, en que dependencias y sedes laboran; quiénes se encuentran en condición de aislamiento o reportan altos niveles de estrés.  Qlik Sense también procesa la información que el personal del Proyecto Hidroeléctrico Ituango reporta mediante la Encuesta de Ingreso, con el fin de que el personal de salud del Proyecto pueda contar con datos confiables que le guíen en su decisión de permitir o no que alguien ingrese a las instalaciones de los campamentos o de obra. 

Con la plataforma Servihuella, EPM cruza la información de sus funcionarios con la ubicación geográfica de los casos de contagio que el Departamento de Antioquia ha identificado.  De esta manera es posible estimar el riesgo de infección que los servidores de EPM pueden correr dependiendo del municipio o zona donde se encuentren.

Python y R, son los dos últimos procesos de inteligencia artificial que entran en acción para transformar la información descriptiva en modelos predictivos.  Es en este punto donde EPM puede estimar la probabilidad de contagio de cada uno de sus servidores y calcular dónde pueden darse los focos de infección.  

Desde estas dos plataformas la luz del faro se extiende más allá del hoy para ver entre la niebla y predecir, con gran certeza, cómo evolucionará la COVID-19, cuál será su tendencia y cómo nos impactará dicho comportamiento.

Con esta información el PMU y el nivel directivo de EPM pueden establecer si es necesario robustecer los protocolos de bioseguridad, restringir el ingreso a las sedes, adoptar medidas especiales para proteger la salud física y mental de los colaboradores y definir qué acciones se deben tomar de manera preventiva y reactiva para mantener las operaciones de la empresa.

Mañana, antes de iniciar tu jornada laboral recuerda darle clic al Cuestionario de Salud Física y Mental.  Ese clic es el botón de encendido de todo este proceso, es el combustible del faro que guía a EPM en estos tiempos de COVID-19. 

Notas Relacionadas:   Salud mental: esté atento para no perderla

Convenciones colectivas de trabajo y calidad de vida

Con EPM no se juega

Comfama y EPM: un camino de cuidado y de progreso