Comfama y EPM: un camino de cuidado y de progreso

comfama13

Una reflexión del Director de la Caja de Compensación Familiar de Antioquia, Comfama, David Escobar Arango.

11

comfama12

Del escritor Simon Sinek hemos aprendido muchas cosas en Comfama. Pero, tal vez, una de las más importantes ha sido ratificar a diario nuestro “juego infinito”, ese propósito de trabajar por el cuidado, la expansión y la consolidación de la clase media antioqueña.

Las empresas y organizaciones que promovemos el capitalismo consciente llamamos propósito a esa causa que guía nuestro viaje, a esa utopía que nos impulsa a hacer nuestra labor con dedicación y amor.

En Comfama nos levantamos cada día para dedicarnos a lo que nos apasiona. Nuestro “elemento”, como diría Ken Robinson, está en desarrollar programas, servicios y oportunidades para que los trabajadores de Antioquia y sus familias construyan una ruta de cuidado y progreso con salud, bienestar, educación y cultura. Creemos en la potencia de la clase media, en su fuerza creadora y emprendedora, y estamos convencidos de que su consolidación es uno de los proyectos sociales, políticos y económicos más importantes de nuestro país.

Cuando una persona se conecta con nuestros servicios digitales o llega a uno de nuestros parques o sedes, nos enfocamos en sus capacidades y su potencial. Es por eso por lo que, cuando los trabajadores de EPM, una de las instituciones que más queremos, se acercan a Comfama, pueden encontrar compañeros, guías y mentores que ven en ellos personas libres y capaces de liderar su propio desarrollo material, social y espiritual.

“Queremos ser la plataforma que conecta empresas sanadoras como EPM con personas que buscan vivir una vida consciente, libre, productiva y feliz”.

Nosotros pensamos que las personas y las familias pueden adueñarse de su propio futuro, estudiando mucho, trabajando duro, ahorrando, cuidando de sí mismos y de los suyos, viajando y disfrutando de la cultura. Queremos ser la plataforma que conecta empresas sanadoras como EPM con personas que buscan vivir una vida consciente, libre, productiva y feliz.

Nuestro trabajo, desde luego, no sería posible sin empresas como EPM. Nos enorgullece contar con más de 100 mil empleadores y empresas que confían en nosotros, que son solidarias con sus empleados, sus familias, con las comunidades y con los demás actores sociales. Es gracias a sus aportes que podemos ser conectores, punto de encuentro y plataforma para el florecimiento humano.

Ser esa organización mentora que conecta a las empresas, fuente de posibilidad y de bienestar, con sus trabajadores, personas con sueños que quieren transmutar la energía de la insatisfacción en esfuerzo y posibilidad, nos ha permitido vivir historias fascinantes.

Historias que cuentan las aventuras de quienes han convertido una idea de negocio en una empresa; de quienes abren por primera vez las puertas de su nueva casa; de aquellos que han cuidado de los suyos durante esta pandemia; de quienes estudian y logran un mejor trabajo; de familias del campo que creen en el agro y por quienes a diario tenemos alimentos en nuestras mesas; de jóvenes que reconocen el poder de la cultura y de niños y niñas que, en nuestros espacios, cultivan los primeros pasos de su existencia.

Con EPM, a lo largo de nuestra relación, hemos vivido miles de estas historias. A 2021, son 7.846 trabajadores afiliados a Comfama y 6.088 las personas a su cargo que disfrutan y crecen con lo que hacemos conjuntamente. Con ustedes aprendimos a cuidar, a sonreír y a disfrutar del ocio y el juego en nuestros parques; hemos compartido y vivido la salud de la mente y del cuerpo, y practicando hábitos de vida saludable como el ejercicio y la buena alimentación.

También tenemos infinitas historias de progreso. Muchos de sus hijos han crecido en nuestros preescolares; construimos juntos hábitats de calidad que han sido espacios llenos de posibilidades; hemos sido testigos de cómo la educación transforma sus vidas y las nuestras.

“Comfama y EPM, instituciones nacidas con pocos meses de diferencia, han compartido juntos un largo viaje de creación de valor colectivo, de solidaridad y de progreso”.

Como ven, Comfama y EPM, instituciones nacidas con pocos meses de diferencia, han compartido juntos un largo viaje de creación de valor colectivo, de solidaridad y de progreso. Pero lo más importante no es el pasado, sabemos que la construcción continuará por muchos años más, porque compartimos propósitos, vocación de servicio y, como buenos antioqueños, desde hoy imaginamos y trabajamos por un mejor futuro. Al fin y al cabo, ese es nuestro rol en la sociedad colombiana, una responsabilidad siempre importante y crucial ahora, en tiempos como estos, tan complejos y desafiantes.

Notas Relacionadas:   Salud mental: esté atento para no perderla

Con EPM no se juega