Duro golpe al rigor en la Junta de EPM

DURO GOLPE

12 de marzo de 2020

Si en estos primeros meses del año hemos estado preocupados por el rumbo que se le está dando a EPM desde la Alcaldía de Medellín, nos surge otra incógnita tras la expedición de un decreto por medio del cual el alcalde hace un cambio en la composición de la Junta Directiva, pese a que apenas hace unos días, el 28 de enero, la empresa publicó un comunicado con los últimos dos nombramientos en ella. Ver Decreto 0329/10 marzo 2020) y Comunicado EPM

Este cambio sorprende por la salida intempestiva de uno de los vocales de control con mayor conocimiento y experiencia, Alberto Arroyave Lema, quien hacía parte de la Junta Directiva de EPM desde hace varios años como un destacado representante de los usuarios de servicios públicos domiciliarios de la ciudad.

La salida de Arroyave Lema es un duro golpe al rigor que requiere la Junta Directiva de la empresa, como lo han expresado decenas de funcionarios y exfuncionarios de EPM que se han comunicado con SINPRO, de los cuales destacamos dos conceptos: “Un defensor e impulsor de la gestión social de EPM y gran apoyo para comunidades, trabajadores y pensionados (…) Tal vez el único miembro de Junta con el valor para proponer discusiones profundas sobre temas incómodos y para manifestar su desacuerdo con algunas decisiones que se vienen tomando”.

Basta señalar algunos aspectos de su gestión en la Junta para entender esta pérdida sensible para la empresa: vigilante del cumplimiento del rigor técnico y jurídico; gestor de la inclusión de la MEGA social y ambiental de EPM cuando solo se hablaba de finanzas; promotor permanente del conocimiento interno de las necesidades de las poblaciones más vulnerables; opositor de la fusión y venta del control de UNE; y un actor muy importante para convencer a ciudadanos y autoridades de Bello y Copacabana sobre el plan técnico que viene desarrollando EPM para aminorar los problemas de olores que se generan en la PTAR Aguas Claras.

En relación con el talento humano de EPM, el saliente miembro de Junta, Alberto Arroyave, ha sido acérrimo defensor de la meritocracia y del estricto cumplimiento de requisitos técnicos y humanos en las convocatorias de la empresa, incluidos los altos cargos directivos que hacen parte de la estructura administrativa de EPM.

Desde hace varios meses y especialmente luego de esta noticia hemos escuchado, en diferentes escenarios, voces que manifiestan su preocupación por la injerencia en la empresa de políticos y aportantes de las recientes campañas, en las decisiones de EPM, especialmente en los últimos nombramientos.

Todo esto nos invita a hacer un nuevo llamado a nuestros afiliados, a todos los trabajadores de EPM y UNE EPM Telecomunicaciones S.A., y a la comunidad de Medellín, para hacer frente común en la defensa de nuestras empresas como el patrimonio público más valioso de la ciudad.

SINPRO