Millicom deshuesa a UNE - EPM

31

Por: Guillermo Maya Muñoz (*), catedrático y columnista

“¿Qué es esto de capital extranjero con que nos están engañando, para robar? Muéstrenme el capital que tienen en el país los bancos extranjeros, los comerciantes extranjeros, etc.” (Fernando González, 1935, Cartas a Estanislao).

 

En 2003, EPM y la ETB crean la empresa OLA-Colombia Móvil para prestar servicios de telefonía celular. En 2006, Sergio Fajardo Valderrama y Lucho Garzón, alcaldes de la época en Medellín y Bogotá, respectivamente, venden el 50% a Tigo-Millicom, una empresa sueca radicada en un paraíso fiscal, Luxemburgo, y le entregan el control por cero pesos. La marca OLA desaparece y la reemplazan por Tigo-Colombia Móvil. Titular: “La venta de Ola a Millicom salvó el patrimonio público” (elcolombiano.com, 2006). Un titular puede con todo.

 

Tigo pierde un billón de pesos entre 2006 y 2010, y vendió (¿con el consentimiento de EPM?) 2.126 torres a ATC Infraco por 182 millones de dólares, de la que Millicom se hace socia después en 2012. ¿Contraloría de Medellín qué dijo?


El 8 de mayo de 2013 aprueban el proceso de fusionar a UNE EPM Telecomunicaciones S.A. con Tigo-Colombia Móvil, y le entregan el control de la empresa a Millicom por 150 millones de dólares, a partir de agosto de 2014. Por otro lado, todavía en 2013, Millicom le debía 217.000 millones de pesos a EPM desde 2006, y una suma similar a la ETB, plata que le habían entregado a Tigo-Millicom al venderle el 50% de OLA.

 

¿Qué respondió el Gerente de EPM Juan Esteban Calle Restrepo sobre las deudas de Tigo con EPM?: “Todos los créditos se aprobaron antes de la entrada de Millicom a Colombia Móvil en 2006 (…) y se extendieron, porque la empresa no tenía cómo entrar al mercado financiero por el alto endeudamiento que presentaba” (Para UNE, Millicom es la mejor opción: EPM, portafolio.com, Mayo 9-2013)” (G. Maya, “UNE-Millicom, fracaso histórico”, Elmundo.com, Mayo 17-2013).


No tenía quién le prestara y EPM y la ETB lo hicieron. Así cualquiera es emprendedor, y a pesar de eso, el Alcalde Aníbal Gaviria Correa y el Concejo de Medellín aprobaron la fusión. En la última jugada, el pasado 7 de octubre, Millicom traspasó por sustitución patronal el personal operativo de UNE EPM Telecomunicaciones S.A. a la empresa china Huawei, un total de 601 trabajadores que no están muy contentos con la movida, pues temen por sus condiciones de estabilidad laboral.

 

Esta acción a favor de Huawei, la llaman una “alianza para la implementación de un modelo de administración de servicios”. Es decir, UNE EPM Telecomunicaciones S.A. le entrega a un tercero parte de su personal para subcontratar con él los servicios que anteriormente hacía por sí misma. Todo, sin cobrar nada a Huawei, ni siquiera una prima por la cesión real de una parte de la empresa, la transferencia de un personal calificado, con muchos años de experiencia, de UNE.

 

Huawei generará utilidades con una actividad que le producía ganancias a UNE EPM Telecomunicaciones S.A., y que Huawei las transferirá al extranjero. ¿Qué cambia aquí? El patrón y el reparto de utilidades. Ya no son dos, EPM y Millicom, sino tres, EPM, Millicom y Huawei para el reparto de utilidades.

 

¿Por qué Millicom hizo esta jugada de convertir a Huawei en un proveedor único, monopólico, y que impondrá a la larga los precios del servicio? ¿Esta jugada sólo tiene alcance local o Millicom busca jugar con China en sus aventuras centroamericanas, africanas y suramericanas? O ¿piensa vender UNE a Huawei?

 

¿Qué es Huawei? “es una empresa privada multinacional china de alta tecnología especializada en investigación y desarrollo, producción electrónica y marketing de equipamiento de comunicaciones” (Wikipedia). Nada que ver con mantenimiento de redes. Ese no es su negocio.

 

Por otro lado, Huawei es producto de la política del gobierno chino -no de las fuerzas impersonales del mercado- de obligar a los inversionistas extranjeros a hacer inversiones de riesgo conjuntas con empresas chinas. Además, el gobierno chino obliga a las empresas extranjeras a exportar, no deja que exploten el mercado interno sin compensar sus operaciones internas con exportaciones que generen divisas, para evitar problemas de balanza de pagos. Aquí en Colombia no se exige nada. Estamos dominados por los intereses corporativos privados nacionales e internacionales.

 

¿Quién manda en UNE-EPM? ¿Quién cuida los intereses de ciudad en la empresa fusionada? ¿Los extranjeros? ¿Millicom los cuidó en Tigo en donde perdieron un billón de pesos? ¿Quién vigila a Millicom que tiene el control en UNE EPM Telecomunicaciones S.A. con (50%) y es ‘mayordomo’ a la vez del otro 50% de EPM? ¿Qué hace la Contraloría General de Medellín respecto a UNE?


En las condiciones pactadas de la fusión, EPM tiene el derecho nominar un “Auditor Interno, (que) responde administrativamente a la Presidencia”. Pero, no a EPM. Por otro lado, la Junta Directiva tiene 3 miembros de EPM y 3 de Millicom, el presidente de la Junta es de EPM y el vicepresidente de Millicom. Las decisiones se toman por mayoría simple, pero “el vicepresidente tendría el voto decisorio”. Es decir, que Millicom siempre gana. Tiene el control y la capacidad de desangrar a UNE-EPM con la triangulación de sus empresas radicadas en paraísos fiscales.

 

Alcalde, ¿usted qué piensa? ¿Sí o No? Señores concejales, ustedes también. ¿Sólo les preocupa sus carreras políticas?

 

(*) Artículo original, periódico El Mundo (18-10-2016)