Llamado a los entes estatales para prevenir posición y abuso de posición dominante en la industria de las TICs

  • Fusión Telmex-y Comcel en Claro, escenario “fatalible” para el mercado
  • Regulación afectará a empresas de carácter estatal como UNE, ETB y Emcali
  • Ramas ejecutiva y legislativa deben frenar condiciones monopólicas

Preocupados por lo que hemos llamado construcción de un escenario “fatalible” (fatal pero posible), desde SINPRO hemos iniciado una serie de acciones dirigidas a los poderes ejecutivo y legislativo, que tienen la facultad de prevenir de forma definitiva el escenario de posición dominante y abuso de posición dominante en la industria de las TICs, en este caso por parte de Claro.

Por ello, hemos enviado comunicaciones al Presidente de la República, a los Ministros de Trabajo y de TICs, a los Superintendentes de Servicios Públicos Domiciliarios y de Industria y Comercio, a la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC) y a las Comisiones Sextas de Senado y Cámara; con el fin de buscar que no se llegue a este escenario, que se producirá como efecto de acciones regulatorias, que buscando la libre iniciativa privada, impactarán el bien común.

Colombia ha crecido de forma significativa en el sector de las TICs. La puesta en marcha de una empresa como Colombia Móvil por parte de UNE y la ETB, dinamizó la telefonía móvil al reducir significativamente las tarifas y masificar el servicio; el empaquetamiento de servicios, hace unos, por parte de UNE, conocido como Triple Play, y la puesta en marcha de la tecnología 4G, también por parte de UNE, entre otros, han contribuido a ese crecimiento.

No obstante, próximas acciones regulatorias por parte del MinTIC, de la CRC y de las mencionadas Superintendencias, pueden crear los cimientos de abuso de posición dominante en la industria de las TICs por parte de una multinacional de capital privado extranjero, como Claro, situación que en otros países viene deteriorando la calidad de vida de sus habitantes y la competitividad de sus empresas, como en el caso de México.

Con la fusión de Comcel y Telmex, su participación en el mercado colombiano será cercana al 50%, lo que constituye un “Claro” monopolio. El artículo 333 de la Constitución Política de Colombia indica que "…el Estado, por mandato de ley, impedirá que se obstruya o se restrinja la libertad económica… y evitará y controlará cualquier abuso que personas o empresas hagan de su posición dominante en el mercado nacional".

Nuestras estimaciones acumuladas al año 2019, si se presentare este escenario “fatalible”, sería de 20 billones de pesos del capital estatal por la desaparición de UNE, ETB, EMCALI y la participación de la Nación en Telefónica, entre otros; 22 billones por ingresos tributarios (no realizar 3 megaproyectos de infraestructura para el aprovechamiento del TLC); 70 billones dejados de facturar por la ausencia de una dinámica competitiva en la industria y el aprovechamiento del TLC por parte de los operadores de Estados Unidos (menor crecimiento económico); 20 billones de pesos de inversión en actualización y expansión tecnológica (menor inversión extranjera directa).

Todo ello conlleva a la pérdida de más de 50 mil empleos directos (nómina, tercerización y consultorías) y unos 500 mil empleos indirectos (clúster de TICs y Operadores Virtuales de Telecomunicaciones), lo que alejaría la meta de un dígito, propuesta social importante para brindar oportunidades que disminuyan la concentración de riqueza y la pobreza en un país con todas las capacidades para transitar hacia el desarrollo.

Para SINPRO, es parte de su Responsabilidad Social Sindical Sostenible advertir de las consecuencias de actos normativos que deterioren la calidad de vida de los trabajadores y la viabilidad empresarial (si no hay empresa no hay trabajador, si no hay trabajador no hay sindicatos). Por este interés común seguiremos realizando todos los esfuerzos necesarios para evitar este escenario “fatalible”, que creemos, puede evitarse con la voluntad del Estado.