¿Hay transparencia en los despidos realizados por UNE?

Esa es la pregunta que queda en el ambiente después de lo sucedido al inicio de esta semana cuando la administración de UNE, en cabeza del saliente presidente, David Escobar Arango, tomó la decisión de sacar de la empresa, sin justa causa, a más de una treintena de trabajadores, en lo que constituye un motivo de preocupación para SINPRO, independiente de si los afectados son o no afiliados a nuestro sindicato.

Si bien es cierto que este tipo de decisiones son de discrecionalidad del empleador, se falta a la transparencia y a la coherencia institucional, puesto que la mayoría de quienes fueron despedidos, no solo llevaban varios años siendo productivos y dando valor a la empresa, cumpliendo o superando las metas y retos impuestos por ella, y no tienen procesos disciplinarios ni llamados de atención; sino que además obtuvieron altas calificaciones en su respectivos Acuerdo de Desempeño Individual (ADI).

También hemos comprobado, que la mayoría de los despedidos son trabajadores con sentido crítico, que pueden haberse convertido, en algún momento, en obstáculo para sus superiores.

Este hecho que nos han informado, que entendemos se hizo de manera inconsulta con las directivas de EPM, ha generado no solo incertidumbre y el deterioro inmediato del clima laboral en todas las sedes de UNE EPM Telecomunicaciones S.A. en todo el país, sino también que atenta contra el desempeño individual, la estabilidad laboral y la condición humana. Así mismo ha generado temores de todo tipo, como por ejemplo, en la participación en un hecho democrático como la elección de los Delegados de SINPRO, próxima a realizarse.

Con todo esto, surgen algunos interrogantes:
¿Existen algunos motivos “especiales” para que trabajadores con un buen desempeño laboral sean despedidos?
¿No basta con el ADI sino que la evaluación de los trabajadores está sujeta al análisis subjetivo y a veces amañado del jefe?
¿Obedecen estos despidos a “cambios estratégicos” o tienen tinte político o politiquero?
Si el despido responde a una política de reducción de costos ¿porqué se están implementando los procesos de selección de personal para suplir las vacantes dejadas por los despedidos?

Consideramos desde SINPRO, que estos hechos a todas luces atentan contra la gobernabilidad y la transparencia tanto de UNE como de las empresas del Grupo EPM.

La decisión previa a su salida de la empresa de ordenar estos despidos por parte del hoy Director de Planeación Municipal, David Escobar Arango, acompañado en la firma de los mismos por parte del gerente de Talento Humano, Alfonso León Ossa Gómez, dejan un sinsabor, que deberá ir más allá de lamentar este hecho, pues serán los órganos de control los que deberán analizar e investigar a fondo lo que acaba de suceder y que deja un precedente nefasto para lo que podría venir.

Finalmente, SINPRO hace un llamado a retomar la disciplina estratégica en UNE, lo cual podría lograrse si EPM, su dueño, retoma la gobernabilidad de la empresa.