Que UNE retorne a alta mar, responsabilidad de todos

• Talento humano, principal capital para desarrollar los 9 focos estratégicos

• Empresa debe ser clara en intencionalidad de la evaluación del personal

Similar a lo hecho por el capitán del Costa Concordia, la pasada administración casi encalla a UNE en una operación orientada más a llamar la atención que a guiar a la empresa lejos de las aguas de la competitividad, por su pretensión de venderla a inversionistas privados, haciendo el juego a las multinacionales de la industria de las TICs que operan en Colombia, coadyuvando a la construcción de un escenario de duopolio que, desafortunadamente, ha contado con el impulso del Ministerio de Tecnología de la Información y la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC).

Afortunadamente ese objetivo, por ahora, no se alcanzó, pero habrá nuevas marejadas creadas por fuerzas dirigidas a esa meta, establecida desde los ochentas, y orientada a la privatización de los negocios rentables de EPM, para lo cual han empleado herramientas como la escisión, la generación de conflictos entre miembros de la familia EPM, el abandono de la casa matriz a su GEN escindido, la indisciplina estratégica y organizacional de algunos directivos de UNE, las presiones mediáticas que crean desinterés e inhiben el sentido de pertenencia de clientes y empleados, la infiltración y mantenimiento de personas con pensamientos privatizadores en las Juntas de UNE y EPM; y se seguirán empleando otras buscando que UNE encalle para “comprar por nada” una empresa con potencialidades de generar márgenes EBITDA superiores al 40%, como lo estableció la MEGA en 2005; para así, poco a poco, ir erosionando la viabilidad de la casa matriz EPM.

Confiamos en la capacidad e intención de la nueva administración para llevar a UNE una vez más a aguas profundas, para navegar con timón seguro a pesar de las turbulencias. Sin embargo, nos preocupa la comunicación espaciada, distante y fría de UNE, y que por no cumplir con los requisitos esenciales de toda comunicación (única, oportuna y confiable), está generando una alta sintonía de “radio pasillo” y propiciando un clima laboral enrarecido, contrario al requerido para la productividad y que desmotiva para trabajar por el sentido de pertenencia como vehículo de la viabilidad empresarial que venimos impulsando desde SINPRO.

El 14 de abril el Presidente de UNE, Marc Eichmann Perret, presentó los resultados 2011 y los retos 2012. Anunció el proceso de evaluación de los empleados así: “Estamos evaluando la contratación de un consultor para iniciar a principios del mes próximo la evaluación de las alternativas para optimizar el indicador de gastos de personal interno y de outsourcing de la Compañía. Estaremos informándoles con diligencia los avances de este proceso que estimamos culminará en agosto y que se manejará con total transparencia”. En algunas de las comunicaciones, por cierto, diversas en contenidos e interpretaciones, por parte de los jefes, se ha planteado la valoración de todo el personal UNE en cuatro aspectos: conocimiento y experiencia; competencias corporativas; desempeño y potencial. Gracias a una comunicación deficiente y a un mecanismo de “teléfono roto”, se ha generado temor en los trabajadores de UNE, quienes sienten que el proceso de valoración tiene un alto componente subjetivo ya que solo cuentan con la mirada de los jefes. Para evitar esta sensación, SINPRO recomienda a la empresa lo siguiente:

  1. Comunicar, por parte del Presidente, el objetivo claro de la valoración

A pesar de la situación financiera de la Empresa, SINPRO espera que no se presente un escenario de reducción de costos vía adelgazamiento de nómina; buscando el ahogado “rio arriba” con el resultado de unas pequeñas economías que producirán las grandes úlceras que impactará la viabilidad empresarial.

Esta situación daría continuidad a las dos anteriores administraciones con despidos de empleados que llamaron la atención sobre acciones que pueden llevar a resultados desastrosos o a sanciones onerosas; el despido de empleados con alta experiencia y conocimiento por el hecho de equivocarse, lo que convirtió el error en fuente de cacería de brujas en vez de elemento potenciador del aprendizaje; o el “carrusel de las indemnizaciones” que generó vacantes para saciar apetitos burocráticos, algunas llenadas sin cumplimiento de los requisitos para ocupar los cargos. Estas acciones generaron un clima laboral de “terror” y un proceso de deterioro constante y exponencial de la empresa (ha pasado de una generación de Margen EBITDA del 58% a un 24%), para justificar su venta.

Por el contrario, SINPRO desea e invita a la empresa aprovechar las potencialidades del personal que la ha venido construyendo.

2. Hacer el uso adecuado de las herramientas usadas para las valoraciones

  • Conocimiento y experiencia: basarse en información real y verificable, y no considerar el desempeño en las actividades mediante las cuales ha desarrollado su experiencia, pues este último parámetro quedaría medido dos veces, afectando el resultado final.
  • Competencias corporativas: basarse en mediciones 360°, como lo plantean las mejores prácticas. Solicitamos tener el mayor cuidado con lo que en la administración anterior se denominaron las ACTITUDES, aspecto usado para calificar de forma subjetiva a las personas por parte de los jefes y así justificar su despido. Cuando se habla de competencias corporativas, estratégicamente nos orientamos a los VALORES CORPORATIVOS, y por lo tanto a los comportamientos y actitudes que se esperan del personal de UNE.
  • Desempeño: aunque en UNE existe una herramienta (ADI) para medirlo y que empezó a funcionar para 2011, la empresa debe tener conciencia de que este fue un ensayo para crear la cultura de la evaluación del desempeño, y que para tal fin y por instrucciones de la misma Gerencia de Gestión Humana, no se diseñaron ADIs realmente individuales, sino por áreas o equipos de trabajo. Por ello, la información que suministra el ADI no es confiable en la mayoría de los casos.

Quedaría la opción de una evaluación por parte de los jefes, la que confirmaría los temores de la gente, y la que no recomendamos bajo ninguna circunstancia, para las condiciones de transparencia planteadas por el Presidente, por ser completamente subjetiva.

  • Potencial: en este tema se nos plantean otras inquietudes, pues en la empresa nunca se han realizado este tipo de mediciones o evaluaciones. En caso de depender de la posición del jefe, estas estarán viciadas por lo que se ha sido y no por las reales potencialidades de cada persona, y más aúns si consideramos a trabajadores ubicados en puestos de trabajo con funciones que no aprovechan el perfil y los deseos de crecimiento individual.

Desde nuestra filosofía como nuevo sindicalismo, todas las labores son profesionales (dependen del profesionalismo con que se hagan y no sólo de los títulos) y generan valor estratégico para la compañía. Por ello, trabajamos por la mejora de las condiciones laborales de los empleados sin impactar la viabilidad empresarial, a través del sentido de pertenencia y la generación de ideas para incrementar los ingresos y reducir los costos y gastos de las empresas donde actuamos.

Reiteramos nuestro ofrecimiento a través del pensamiento de nuestros afiliados, de buscar y encontrar soluciones creativas que erradiquen los focos de mayores ineficiencias de la compañía, generen las mayores sinergias e incrementen valor estratégico de manera sostenible y sustentable, porque este “crucero” de capital estatal, de nuevo lo pondremos en alta mar entre todos. Invitamos a los afiliados y a todos los trabajadores de UNE a encontrar las mejores opciones de optimización de costos y mejora en la productividad.

Desde SINPRO coadyuvaremos con tesón para que UNE desarrolle los 9 focos estratégicos planteados por el presidente, para que no sólo sea la empresa más competitiva de Colombia, sino la mejor multilatina con capital estatal en la industria de las TICs, acompañada y acompañando la MEGA de EPM.