¿Quién controla realmente a EPM?

Edificio

 

Desde que el sector eléctrico fue reestructurado y privatizadas sus principales empresas, revivió el interés de los grupos económicos por ser socios de EPM. ¿Qué hay detrás de esto? 

La construcción del llamado edificio Inteligente visibilizó el poderío de EPM y la futura vocación de la ciudad. Antes de trasladarse a la nueva sede, los funcionarios trabajaban en el edificio Miguel de Aguinaga, una construcción de vieja arquitectura y escasos 10 pisos, que no parecía representar el potencial de la empresa y que se quedó pequeña para albergar la nueva tecnología y el crecimiento en negocios y personal.

Estamos hablando de 1997, cuando la empresa ya presentaba utilidades por $497 mil millones y le trasladaba al Municipio de Medellín transferencias anuales del orden de $120 mil millones.

Mientras culminaba esa construcción, el exalcalde Sergio Naranjo Pérez (1995-1997) presentó al Concejo de Medellín un polémico proyecto de Acuerdo que buscaba convertir a EPM en una sociedad de economía mixta, con participación de capital privado. En esa ocasión la respuesta del Cabildo Municipal fue negativa, no sin antes escuchar cientos de intervenciones, la mayor parte en contra de la iniciativa, y entre las que estaban a favor, la de la Corporación para el Desarrollo de la Investigación y la Docencia Económica (CIDE), liderada por Juan Felipe Gaviria Gutiérrez.

Como lo dijo en su momento el profesor de la Universidad Nacional Guillermo Maya Muñoz, fue el primer proyecto privatizador de EPM, pero no el último. El segundo intento lo dio el exalcalde Sergio Fajardo Valderrama (2004-2007), con la propuesta de transformación de EPM, que básicamente lo que buscaba era la escisión del negocio de las telecomunicaciones.

Esta vez la propuesta prosperó, con el surgimiento de UNE EPM Telecomunicaciones (2006), la misma que más adelante y con el apoyo de 11 concejales, privatizó el exalcalde Aníbal Gaviria Correa (2012-2015), al vender la mitad de la empresa a la multinacional Millicom. 

Fajardo y el exgerente de EPM, Juan Felipe Gaviria, suscribieron el Convenio Marco de Relaciones Municipio de Medellín - Empresas Públicas de Medellín (abril del 2007), con el que oficializaron el ingreso de miembros independientes a la Junta Directiva de EPM.

El Convenio Marco establecía mecanismos de selección para que personas de las mejores calidades personales y profesionales pertenecieran a la Junta Directiva de EPM, a partir de listas de candidatos elaboradas por "los diferentes grupos de interés como universidades, comités de veeduría ciudadana, asociaciones gremiales y cámaras de comercio". Sin embargo, es claro que el que tiene la última palabra en los nombramientos es el Alcalde de Medellín, como Presidente de la Junta Directiva de EPM, y esto es muy importante. 

De acuerdo con lo anterior, el Convenio Marco proponía, no sabemos ni entendemos con qué intenciones, introducir a la Junta Directiva de EPM a los grandes consumidores (Grupo Empresarial Antioqueño-GEA) y los grandes proveedores (GEA). Terminó el Acuerdo introduciéndonos el diablo a la casa, por la misma puerta.Y fue el exalcalde Aníbal Gaviria, recién posesionado, quien invitó al empresario Andrés Bernal Correa, ficha clave del GEA, a ser miembro de la Junta Directiva de EPM. ¿Por qué es Bernal una ficha clave?

Bernal es vicepresidente financiero del Holding de Pensiones Sura Latinoamérica y al mismo tiempo participa en las juntas directivas de Enka, Fundación Suramericana, Inveralimenticias S.A., Nutresa S.A., Everfit y Protección, entre otras empresas del GEA. Que los altos directivos del grupo empresarial privado más grande de Antioquia, y dueño de varias multilatinas colombianas, pertenezcan a diversas juntas directivas del mismo grupo es una táctica de enroque que llevan años practicándola.

Meses después, el exalcalde Gaviria invitó a la Junta de EPM al empresario Manuel Santiago Mejía Correa. ¿Y por qué es Manuel Santiago otra ficha clave? Es el accionista minoritario más grande de varias empresas del GEA e hijo de uno de sus principales fundadores. Mejía es persona de confianza de Gaviria y por ello también fue nombrado en las juntas directivas del Metro de Medellín y de UNE EPM Telecomunicaciones S.A., entre otras empresas de carácter público. Mejía es igualmente cercano al alcalde Federico Gutiérrez Zuluaga (2016-2019).

Luego llegó el turno del actual alcalde, quien sumó a la Junta Directiva de EPM otro miembro del GEA: el expresidente de Bancolombia, Carlos Raúl Yépes Jiménez, quien a su vez ha estado en las juntas directivas de Argos, Fundación Bancolombia, Proantioquia y Suramericana, entre otras.

De esta manera, de un total de nueve miembros de la Junta Directiva de EPM, incluido el alcalde Gutiérrez, hay un miembro independiente (Javier Genaro Gutiérrez Pemberthy), un miembro no independiente (Claudia Jiménez Jaramillo), tres vocales de control (reglamentados por la ley) y tres miembros “independientes” que representan, al mismo tiempo, los intereses particulares del GEA, que podrían generar un escenario que afecta la competencia y la estabilidad financiera de EPM. 

No sobra decir que la actual cabeza visible del GEA, David Bojanini García, apoyó la candidatura del alcalde Federico Gutiérrez y que ese grupo ha financiado generosamente las campañas políticas de los últimos cuatro alcaldes de Medellín, con donaciones a través de las Fundaciones Bancolombia, Orbis, Argos y Celsia, entre otras. Como lo reportó La Silla Vacía: "aunque otros siete grupos económicos le aportaron, el GEA es de lejos el que más plata le metió a la campaña del nuevo alcalde de Medellín. Pero lo hicieron, como suelen hacerlo, a través de varias empresas y fundaciones de diferentes sectores...".

 Robot

El verdadero interés

Es a través de la creación y fortalecimiento de Celsia que el GEA comenzó a mostrar su interés por el negocio de la energía. Esta empresa surgió de los activos de inversiones estratégicas que quedaron luego de la venta de Coltabaco a la Philip Morris. Como lo comentó en su momento el expresidente de Celsia, Juan Guillermo Londoño Posada, en una charla en EAFIT, los consultores recomendaron dedicar las inversiones estratégicas “al sector de la infraestructura con énfasis en la energía”. Fue así como empezaron a comprar e invertir en proyectos hidroeléctricos, por lo que hoy en día son uno de los grandes jugadores en los negocios de generación y distribución de energía, pese a que apenas iniciaron su estrategia en 2007, lo que habla de su músculo financiero.

Otro dato importante es que el accionista mayoritario de Celsia es el Grupo Argos, que tiene el 52,93% de la participación accionaria y pertenece al GEA. ¡Qué casualidad! Al grupo Argos llegó a gerenciarlo el exgerente de EPM, Juan Esteban Calle Restrepo, una vez salió de EPM. 

¿Qué tan ético y estratégico para nuestra ciudad puede ser que tres miembros de la Junta Directiva de EPM sean cercanos a Celsia, que hoy es uno de los mayores competidores de EPM en el negocio de la energía? Puede que no sea ilegal, pero ético no parece ser. Tras el Acuerdo de abril de 2007, entonces, en la Junta Directiva actual de EPM no solo quedan los consumidores, los proveedores, sino también, los competidores. ¿Qué podrían decir la Superintendencia de Sociedades y la Superintendencia de Industria y Comercio al respecto? ¿No podría haber un manejo soterrado de la posición dominante que trató de impedir la Ley 143 de 1994?

Nunca fue interés oculto

Durante la negociación SINPRO-EPM en 2006, el entonces Gerente de EPM, Juan Felipe Gaviria Gutiérrez, y cuando se planteaba la escisión de las telecomunicaciones expresó a la reunión: “No se preocupen aún por la privatización de EPM. El que va a privatizar EPM apenas está estudiando en EAFIT” (Universidad del GEA, de la que el citado exgerente fue rector).

En su estudio “Efectividad y estructura de los directorios de las empresas de propiedad estatal en América Latina y el Caribe”, la Corporación Andina de Comercio, CAF, resalta que más del 53% de las empresas evaluadas (entre las que se encuentra Empresas Públicas de Medellín) reportaron que cuentan en sus juntas directivas con miembros independientes. Se consideran miembros independientes a “aquellas personas de reconocido prestigio profesional que pueden aportar su experiencia y conocimiento para la dirección de la empresa…”.

Si bien en el Reglamento Interno de la Junta Directiva de EPM queda expreso que la información es confidencial y que en caso de presentarse algún conflicto de interés, el miembro debe manifestarlo antes de iniciar la reunión, cada vez que se toquen estrategias de negocios relacionados con el sector energético, los tres miembros de Junta cercanos al GEA deberían retirarse. ¿Lo hacen? No lo sabemos.

Otro dato importante del estudio de la CAF es que los miembros de junta independientes no pueden ser reelegidos por varios periodos o de forma indefinida, por lo que se recomienda fijar un límite de tiempo en el ejercicio del cargo, ya que ejercer como miembro por muchos años puede precisamente restar independencia a su actuación. Dice la CAF que “en muchos países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, OCDE, se establecen plazos de permanencia de entre 3 y 5 años”. 

Ante las fallas que suscitó el Convenio Marco Municipio-EPM, proponemos un nuevo acuerdo de ciudad que impida la injerencia del interés particular sobre el general, porque como van las cosas, el futuro no deseado para EPM no está lejano sino cercano.

Asimismo, proponemos a los candidatos presidenciales que se comprometan con reglas que eviten la intromisión de intereses particulares en las empresas estatales, además de regular los aportes a las campañas políticas, para que se evite el pago de favores a través del ingreso de los privados a espacios estratégicos como las juntas directivas de las empresas de carácter público.

Para cerrar, nos queda una última pregunta: ¿es el Alcalde de Medellín un empleado más del grupo económico que lo ayudó a elegir o es una persona escogida por los ciudadanos para administrar los recursos de la ciudad? Lo cierto es que el pago por haber apoyado su campaña no puede ser el control de EPM.