Sigue estrategia de eliminación del ADN de EPM

Escrito por EditorSINPRO
Categoría: Comunicados 2022
Creado: Jueves, 01, Septiembre 2022 20:02
Visitas: 130

otro despido

1° de septiembre 

Cuando se dio la renuncia forzada hace unas semanas de la ingeniera Mónica María Ruiz Arbeláez, desde SINPRO ratificamos las alertas sobre el actuar poco transparente de la actual administración, que con la anuencia de la junta directiva sigue resquebrajando la institucionalidad y haciendo daño a la rigurosidad histórica de EPM; la eliminación, el día de ayer, de la Gerencia de Desarrollo e Innovación (D+I) y el despido del ingeniero John Darío Restrepo Giraldo, quien estaba al frente de esa dependencia, son muestra de ello.

Hace exactamente un año, en carta abierta al gerente general Jorge Andrés Carrillo Cardoso, advertimos sobre movidas como ésta, y de forma especial las que se cocinaban en la Vicepresidencia Ejecutiva Nuevos Negocios Innovación y Tecnología e Información, en cabeza de Darío Amar Flórez, a la que estaba adscrito el gerente despedido y la dependencia eliminada para fusionarla con la de Desarrollo Nuevos Negocios en una recién creada, Nuevas Soluciones, en la que fue encargada la señora Beatriz Eugenia Giraldo.

 

La señora Giraldo fue vinculada a EPM un día antes de iniciar la ley de garantías para reemplazar a Jaime Ramos Agudelo, quien renunció por “motivos personales”, justo cuando se le adelantaba una investigación solicitada por SINPRO sobre sus competencias y funciones, y quien había sido nombrado en un proceso como candidato único y en modalidad de “referido”.

No obstante que desde SINPRO habíamos solicitado dejar la gerencia D+I y eliminar la de Desarrollo Nuevos Negocios, con la burocracia con que había sido poblada al inicio de la vicepresidencia del señor Amar Flórez, éste encargó de la nueva gerencia a la persona con menos experiencia y conocimiento, como es el caso de la señora Beatriz Eugenia Giraldo.

En esta vicepresidencia, donde se siguen presentando algunas situaciones que afectan la convivencia laboral, el señor Amar Flórez utiliza una supuesta reestructuración para cambiar el nombre y rol de algunas dependencias, eliminar otras y de esa forma encontrar la forma de sacar de la empresa a los servidores que estorban a sus intereses y los de su protector en la parte más alta de la administración de Medellín.

 

No son casos aislados

El arrinconamiento y salida de los ingenieros Mónica Ruiz y John Restrepo, ratificamos podrían ser una constante en la empresa con la actual administración de EPM y la junta directiva actual, en diferentes dependencias y niveles con servidores que por llevar el ADN institucional, defienden los intereses de la empresa y de los ciudadanos.

A estos se podría sumar la “renuncia” en las próximas semanas, de Esteban Barrientos Moreno como gerente general de ENSA, filial de EPM en Panamá, quien presta sus servicios al Grupo EPM desde 2015, y que resulta inentendible, además, al tratarse de quien ha sido calificado por la propia empresa como el mejor funcionario en las filiales.

Y no se puede dejar de lado lo que podría pasar con el Vicepresidente Comercial, Juan Felipe Valencia Gaviria, tras la extraña celeridad de la Personería Medellín para emitir sobre él una sanción, por un asunto que podría catalogarse menor al compararse con casos gravísimos de documentación y antecedentes de varios vicepresidentes y funcionarios traídos por las actuales administraciones de Medellín y de EPM.

Desde SINPRO instamos a los entes de control, medios de comunicación y veedurías ciudadanas a hacer el seguimiento que requieren estos temas, y de forma especial a la Personería de Medellín, para que muestre en estos casos el mismo interés mostrado en el del señor Valencia Gaviria y actúe en consonancia.

Así mismo, hacemos un nuevo llamado a todos los servidores de EPM a la solidaridad institucional y propia, lo cual solo se logra defendiendo a la empresa de quienes se empeñan en hacerle daño.

En este punto queremos llamar la atención, citando una parte del poema de Martin Niemöller, que puede adecuarse: “Primero vinieron por los (…) y yo no dije nada, porque yo no lo era. Luego vinieron por los sindicalistas, y yo no dije nada, porque yo no era sindicalista. Luego vinieron por los (…), y yo no dije nada, porque yo no lo era. Luego vinieron por mí, y no quedó nadie para hablar por mí"

 

SINPRO