El Reglamento de la distracción

El pasado viernes, finalizando la jornada laboral, día y horario predilectos para la entrega de información sensible por parte de la actual administración de UNE, se envió a los trabajadores la Circular 62, en la que se “comparte” el Reglamento Interno de Trabajo (RIT), aunque el correo llegó sin el archivo del Reglamento. En esa fecha no hubo divulgación a través de las carteleras (en algunas de ellas solo fue publicado el jueves 22 de agosto) ni por los otros medios de comunicación de que dispone la empresa.

No obstante la demora en su publicación, con la que se evidencia la intención de comprar tiempo y “ganarse” unos días para la realización de ajustes (se dan 15 días hábiles), observamos desde SINPRO una clara pretensión de llevar al terreno de la discusión el Reglamento para distraer la atención referente a las negociaciones que se adelantan, con una celeridad inusual, para la entrega de UNE a Millicom. Lamentamos la incapacidad de la actual administración para enderezar el rumbo de UNE, al cual le hemos aportado elementos para tal fin, en trabajo conjunto con nuestros Delegados y Afiliados.

El Acuerdo 17 de 2013, cuya demanda de nulidad interpuesta por SINPRO sigue su curso, así se haya negado la medida cautelar de suspensión provisional (la cual fue acogida en el proceso de la venta de Isagén), ordena en el literal d) del Artículo Primero, mantener los derechos laborales de los servidores de UNE. Por lo tanto, la implementación del RIT constituye una flagrante violación a dicho Acuerdo, pues, como lo habíamos anunciado y denunciado en múltiples ocasiones, la administración lo desconoce de tajo, y de paso, se burla una vez más del Concejo, de los Concejales (los que votaron a favor y en contra), de los trabajadores y de la comunidad, la legítima dueña de UNE.

Estas decisiones, como lo dijimos en octubre del año pasado cuando lanzaron el primer intento de Reglamento, solo generan inquietudes, malestar e incertidumbre, componentes a los que parece apostarle esta administración. La táctica de desmotivación y talento humano, reconocido en diferentes instancias por su capacidad y conocimiento y rigurosidad, pueden tener consecuencias disciplinarias, fiscales y penales en los directivos que por acción u omisión den mal uso al RIT para validar decisiones de instancias superiores.

Dado que para SINPRO es fundamental estar al tanto de la aplicación de dicha norma, estamos revisando punto por punto, y tener los suficientes criterios objetivos para emprender las acciones que sean necesarias, y para seguir aportando a la viabilidad y sostenibilidad de UNE, sin cesar en nuestro empeño de recuperarla para la casa matriz EPM.