Una gerencia que casi deja a EPM en la Calle

EPM

Gran parte de las situaciones que hoy aquejan a EPM se originaron por decisiones erradas, la mayoría de las cuales se concentraron en la gerencia de Juan Esteban Calle

EPM debe aprender de sus buenas y malas experiencias, las primeras para fortalecerse como patrimonio 100% público, y las segundas, para prevenirlas y no repetirlas. Gran parte de las situaciones que hoy aquejan a EPM se originaronpor decisiones erradas, la mayoría de las cuales se concentraron en la gerencia de Juan Esteban Calle. 

Históricamente los trabajadores de EPM han sentido orgullo al saber que todo proyecto o actuación se emprendía bajo el cumplimiento de tres elementos básicos e imprescindibles: rigor técnico, rigor financiero y rigor jurídico, que como parte de la transferencia de conocimiento ha sido clave dentro de la empresa, aunque no exento de una profunda revisión, ante las características propias de los vertiginosos cambios y avances del sector de los servicios públicos y del relevo generacional.

No es secreto que, en algunos períodos específicos de las últimas dos décadas, varias de las administraciones de EPM han incidido para que esos y otros rigores que conlleva el ADN institucional hayan ido perdiendo protagonismo. Uno de esos períodos en el cual se hizo mucho más evidente esa pérdida, entre los años 2012 y 2015, tuvo como “líder” al entonces gerente Juan Esteban Calle Restrepo, quien después de tomar varias de las decisiones más controversiales en contra de la propia sostenibilidad de EPM, una vez terminó su gestión, movió la puerta giratoria al pasar a la Presidencia de Cementos Argos, empresa del Grupo Empresarial Antioqueño (GEA), competidora de EPM en el negocio de energía, a través de Celsia.

“Una vez terminó su gestión, movió la puerta giratoria al pasar a la Presidencia de Cementos Argos”

Veamos algunas decisiones de esa administración, que han podido dejar a EPM, en la calle

infografia3