La importancia de las cajas de compensación familiar

comfama3

Parte de los aportes parafiscales que hacen los empleadores van a las cajas de compensación familiar, que se encargan de traducir esos aportes en calidad de visa para los trabajadores y sus familias. 

La dignidad de pertenecer al Sistema de Compensación Familiar

Especial Comfama para SINPRO

Las cajas de compensación familiar son la expresión institucional de la solidaridad en Colombia y su origen, hace 65 años, es fruto de la conversación entre empleadores y trabajadores para mejorar la calidad de vida de las familias. Ese modelo, hoy vigente y fortalecido a la luz de los cambios socioeconómicos y demográficos del entorno, se ha convertido en una plataforma privilegiada para el desarrollo humano, fundamental en el aparato social y de equidad del país.

En ese ejercicio de solidaridad, fieles a la esencia del Sistema, las cajas de compensación aceptamos la responsabilidad ética de servir, crecer y administrar los recursos del 4% que aportan las empresas por sus trabajadores, y nos mantenemos firmes en el compromiso de potenciar las capacidades de los afiliados a partir de la educación y la cultura, la salud, el viaje y la recreación, el hábitat, el empleo y el emprendimiento y los servicios financieros, convencidos de que las oportunidades se materializan con decisión y autogestión responsable.

Desde esta perspectiva, en la Caja de Compensación Familiar de Antioquia, Comfama, acompañamos a las familias, a las empresas y a las regiones, para que, desde la posibilidad, transformen positivamente sus entornos y sus vidas con consciencia, libertad, productividad y felicidad.

Ese concepto de clase media es para la Caja una actitud de vida y una mirada amorosa de la propia existencia. Implica empoderarse y trabajar con compromiso y disciplina para alcanzar las metas; ahorrar y consumir de manera responsable para lograr la consolidación financiera y aportar a la preservación del planeta; estudiar para desarrollar el pensamiento crítico y tomar decisiones en libertad; hacer ejercicio y alimentarse de manera sana; resignificar el hábitat como el espacio para vivir con quienes se ama y el escenario para hacer comunidad; despertar el asombro y maravillarse con la cultura y el arte; comprender la salud como la posibilidad de disfrutar la vida y agregar valor a las conversaciones como un vehículo poderoso para transformar el mundo.

“Gracias a los aportes que las empresas hacen por cada trabajador, éstos y sus familias tienen la posibilidad de hacer realidad su proyecto de vida, con oportunidades para ser felices...”

Sí. Las Cajas somos una plataforma para lo posible. Gracias a los aportes que las empresas hacen por cada trabajador, éstos y sus familias tienen la posibilidad de hacer realidad su proyecto de vida, con oportunidades para ser felices: formarse en un curso o conseguir una beca para potenciar los talentos, conectarlos con un empleo formal o desarrollar una idea de negocio para aportar al crecimiento del país; viajar, conocer y descubrir otros caminos, rutas y culturas que propicien nuevos conocimientos y experiencias; apreciar la belleza de una obra de arte, una puesta en escena, un concierto o una tertulia para nutrir el espíritu, conversar y construir ciudadanía; encontrarse con los libros y los grandes escritores del mundo en las bibliotecas, espacios para el juego, la lectura, la reflexión y el aprendizaje; acceder a un hábitat de calidad para vivir y crecer como familia, con opciones de desarrollo integral en el entorno; asistir al gimnasio, hacer ejercicio consciente y cuidar la alimentación, que provee la energía vital para estar saludables.

Las empresas son fundamentales. Con ellas se avanza en el camino del capitalismo consciente, la ruta que desde Comfama se eligió para articular el desarrollo humano, con el crecimiento económico y social, y la sostenibilidad ambiental. Gracias al programa de Gerencia social de la Caja, reflexionamos, construimos y ponemos en marcha estrategias y proyectos sociales, con impacto en los entornos empresariales, en la escuela, el barrio, la ciudad o los ecosistemas culturales, artísticos y emprendedores. Además, a partir de este trabajo articulado, Comfama es un gran aliado para la ejecución de los planes de responsabilidad social y de bienestar laboral de las empresas, con acciones que impactan positivamente a los trabajadores y sus familias.

 “...aliados para la ejecución de los planes de responsabilidad social y de bienestar laboral de las empresas, con acciones que impactan positivamente a los trabajadores y sus familias”.

Comfama, como parte del Sistema de Compensación Familiar, es también un aliado del Estado en la ejecución de programas que les posibilitan a los niños tener educación de calidad desde el preescolar, a los jóvenes con escasos recursos acceder a la educación superior, a las familias contar con subsidio de vivienda y con la cuota monetaria para estudio de los hijos o para ahorrar, y a las personas sin empleo adquirir un bono para alimentación y salud, mientras vuelven a conectarse con el mercado laboral a través del servicio de empleo que administramos las Cajas.

De otra parte, el desarrollo en los territorios es, también, uno de los grandes propósitos de las Cajas hoy. Por ello, en Comfama, impulsamos el empleo y el emprendimiento, a partir de la formación de clústeres productivos en las regiones con alto potencial en Antioquia; generamos escenarios para la cultura y el arte que incluyen y humanizan, e innovamos en formatos y modelos educativos, acordes con las realidades de cada región.

Finalmente, desde Comfama planteamos que las Cajas, con su trabajo amoroso y empoderado, su compromiso con el desarrollo social, la innovación en la gestión de conocimiento y la participación activa en las conversaciones que forman ciudadanía; construyen, hoy, el futuro a partir de una sociedad más justa e incluyente, que conecta los propósitos de las personas con los empresariales, es responsable con el planeta y es el vehículo para la posibilidad humana.