¿Millicom busca acabar los sindicatos en UNE?

golpes al trabajo decente

Desde agosto de 2014 cuando Millicom (marca TigoUNE) tomó las riendas de UNE, han salido de la empresa más de 1.500 trabajadores.

Hace nueve años, el día que entró a trabajar a UNE, Valeria (*) estaba orgullosa, porque tenía la oportunidad de aprender y demostrar sus conocimientos en una gran empresa con el sello EPM. No sabía nada de sindicatos, pero pronto supo que gracias a ellos podía disfrutar, con su familia, gran parte de buenas condiciones laborales y de los beneficios de su convención.

Sumergida en sus labores, no oyó los llamados a la solidaridad colectiva ni las alertas que sobre la desadministración de la empresa fueron lanzadas por organizaciones como SINPRO. Esa mala administración, al parecer calculada, tuvo su clímax cuando el alcalde de Medellín de la época, Aníbal Gaviria, y el Gerente de EPM de entonces, Juan Esteban Calle, en complicidad con 11 concejales, entregaron la administración y los recursos de UNE a la multinacional Millicom, que había demostrado ser un mal socio de EPM en Colombia Móvil - Tigo.

El regalo hecho a Millicom, del que Valeria parece no se dio cuenta, quedó plasmado en el Acuerdo 17 de 2013 del Concejo de Medellín, pese a la oposición de nueve concejales, de expertos en telecomunicaciones, de organizaciones sociales, de académicos, de ciudadanos y de los sindicatos de UNE y el Grupo EPM, que demostraron que la empresa (UNE) era viable, sin necesidad de ese socio.

Despidos, retiros, violación a libertad sindical

El Acuerdo 17 dejó plasmado que “En todo caso, se conservarán los derechos laborales de los actuales servidores de UNE EPM Telecomunicaciones S.A.”. Los sucedido desde agosto de 2014, cuando Millicom tomó el control de la empresa, demuestran la burla al Acuerdo: en tres años más de 1.500 trabajadores de UNE y filiales como Edatel, Emtelco y en su momento la Empresa de Teléfonos de Pereira (ETP), han salido de la empresa.

Entre agosto de 2014 y octubre de 2017, fueron despedidos gradualmente más de 400 trabajadores afiliados a los sindicatos de UNE y Edatel, incluido SINPRO; mientras 584 salieron en dos planes de “retiro voluntario” y otros 601 fueron transferidos a Huawei mediante una supuesta sustitución patronal. Muchos de estos trabajadores no han sido reemplazados o lo han hecho personas con poco conocimiento y escasa experiencia en telecomunicaciones.

En ese mismo período y como producto de esas acciones de la empresa, el número de afiliados a SINPRO en UNE pasó de 1.057 a 427, un 59 % menos. Golpes al trabajo decente y al derecho constitucional a la libre asociación.

Dilatando, dilatando…

Como ya lo ha hecho con Unigeep, Sintraune y Sintrasertic, la administración Millicom, encabezada por Marcelo Cataldo Franco, presidente de la empresa, ahora se niega a reconocer la existencia del conflicto colectivo con SINPRO, incurriendo en contradicciones que incluso podría tener consecuencias legales.

El conflicto laboral inició el 3 de noviembre de 2016 cuando SINPRO entregó a UNE el pliego de peticiones. En una primera reunión para definir las reglas de juego no hubo acuerdo sobre la inclusión de los trabajadores que un mes antes fueron enviados a Huawei, por lo que no se dio inicio a la etapa de arreglo directo de que habla la ley.

Eso no fue obstáculo para que el 6 de diciembre la administración de UNE realizara un “acta de cierre” unilateral, desconociendo al sindicato, empezando a dilatar la negociación y dejando sometidos a los afiliados 490 afiliados a SINPRO a una constante desinformación interna sobre el conflicto, el fuero circunstancial y la vigencia de la convención, entre otros, aprovechando la angustia que se deriva del hecho que los salarios y los beneficios convencionales siguen siendo los del año 2016. De todo lo anterior, SIPRO instauró acciones legales.

Concesión sindical, despidos y arrogancia empresarial

El equipo negociador de SINPRO, respaldado por la Asamblea de Delegados y por la Junta Directiva del Sindicato siguió explorando opciones de acuerdos encaminados a beneficiar a los afiliados, bajando incluso pretensiones del pliego presentado en noviembre y sacando de la mesa la discusión jurídica del caso Huawei.

Nada de lo anterior fue aceptado por UNE, que por el contrario, despidió el pasado 29 de junio a 30 trabajadores afiliados a varios sindicatos, incluido SINPRO, la mayoría de los cuales estaban protegidos por la figura legal del fuero circunstancial. Ante ese error legal y administrativo, la administración de UNE (Millicom) solicitó a la mayoría de los trabajadores despedidos, excepto a los afiliados a SINPRO, que se reintegraran a sus laborales. De ese hecho el sindicato también instauró, como le corresponde, acciones legales.

A pesar de lo anterior SINPRO continuó en su empeño de llegar a un acuerdo, logrando acercamientos a través del Comité de Prevención de Conflictos Laborales del Ministerio del Trabajo, pero no hubo respuesta positiva de la administración de UNE, representada por el Director de Relación con el Empleado, Santiago Ospina Vanegas.

No obstante, en lo que se pensó podría ser la salida definitiva al conflicto, SINPRO y UNE acordaron realizar una serie de reuniones exploratorias, las cuales se efectuaron las dos primeras semanas de septiembre. En ellas los negociadores del sindicato ofrecieron bajar de nuevo algunas pretensiones del pliego, recibiendo una respuesta desconcertante de parte de Ospina Vanegas que conllevaba, en vez de propuestas, un par de exigencias: que solo

negociarían si se presentaba un nuevo pliego y que para mejorar la oferta del retroactivo salarial, el sindicato tendría que retirar las acciones legales que tiene contra la empresa.

Lo propuesto por UNE, inaceptable para SINPRO, intenta tapar el error legal y administrativo de despedir trabajadores con fuero, evadir el pago de la retroactividad de los salarios de 2017 y las respectivas cargas tributarias, así como los aportes en seguridad social y parafiscales derivados de ello.

epm cuida

SINPRO, “piedra en el zapato” para tercerización en UNE

Para la presidente de SINPRO, Olga Lucía Arango Herrera, el que la administración de UNE se empeñe en dilatar la negociación, busca también desgastar a los trabajadores, especialmente a los afiliados al Sindicato de Profesionales, por llevar la vocería de denuncias sobre la violación sistemática de los derechos laborales en UNE desde la llegada de Millicom, por lograr que se frenen procesos de tercerización en la empresa y por evitar que se den otros negocios como el de Huawei.

Se cumplen ya poco más de 11 meses de dilación de las negociaciones con SINPRO por parte de la administración de UNE EPM Telecomunicaciones S.A., lo que ha afectado el clima laboral y la calidad de vida de más de 400 trabajadores, entre ellos Valeria, que ahora entiende lo que deriva la falta de solidaridad y compromiso, así como el significado de la frase de Edmund Burke: “Para que triunfe el mal, sólo es necesario que los buenos no hagan nada”, y hace preguntas en voz alta a Millicom y a su presidente Marcelo Cataldo:

¿Hay voluntad real de UNE para concluir positivamente este conflicto laboral? ¿Es instrucción suya no pagar la retroactividad a los afiliados a SINPRO? ¿Los actos de su administración son retaliaciones contra los afiliados a SINPRO? ¿Busca Millicom acabar los sindicatos en UNE? ¿Por qué no hay sindicato en Colombia Móvil?

(*) Nombre de una afiliada, cambiado para cuidar su identidad