Todos los días perdemos una parte de UNE

cronologia

No nos equivocamos cuando denunciamos que la fusión UNE-Millicom sería perversa para la empresa.

De la factura con logo de UNE en rojo intenso pasamos a una azul que dice TigoUNE. El nombre de la empresa sigue siendo UNE EPM Telecomunicaciones S.A., sin embargo, la actual administración de la empresa prefiere llamarla TigoUNE y presentarla así en los diferentes escenarios como el portal web, las redes sociales y los medios de comunicación.

Nuestra querida UNE EPM Telecomunicaciones S.A. se desdibuja todos los días, con la tristeza de todos los que quisimos defenderla, pero parece que no hay un mínimo de interés entre los que tienen las facultades gerenciales y políticas para evitar la pérdida de este patrimonio público.

Para recordar la historia de todo este mal negocio, nos remitimos a un artículo del profesor Guillermo Maya Muñoz, publicado en el diario El Mundo, el 26 de agosto de 2014. En este recuento cronológico se hace un análisis de lo acontecido.

Fusión UNE-Millicom, pagos por “club”

¿Cuál fue la posición de Aníbal Gaviria en la campaña electoral por la alcaldía de Medellín sobre la fusión-privatización de UNE? Marc Eichmann, que pasa a ser el último gerente de UNE-EPM nombrado por el alcalde de Medellín, y que ahora debe tener en su bolsillo una millonaria prima de éxito por la fusión de UNE con la multinacional sueca Millicom, afirma que: “Desde la campaña de Aníbal Gaviria quedó claro que soluciones como una venta no estaban planeadas” (Dinero.com, feb 22-2012). Sin embargo, lo hicieron. Si la fusión-privatización hubiera sido un tema de campaña muchos medellinenses se hubieran abstenido de votar por Aníbal Gaviria. En una democracia hay que ser honesto y claro en las propuestas con el elector.

A pesar de las pataletas de algunos, y gracias a las “voltiadas” de otros, en el Concejo de la ciudad, para aprobar la fusión, ésta se acaba de ejecutar (agosto 15-2014). Un mal matrimonio que todos los interesados, empezando por el gerente de EPM Juan Esteban Calle Restrepo, tratan de mostrar como el matrimonio del siglo.

Sin embargo, dados los antecedentes, todo apunta a que UNE-EPM se “botó” con un “novio” que es un fiasco. En 2006, Millicom asumió el control de OLA, que se convirtió posteriormente en Tigo, con el 50% más una acción, sin pagar prima de control, y quedó con la mayoría en la Junta directiva. EPM y ETB quedaron en minoría. Según el informe de la Contraloría de Bogotá de Noviembre de 2011, sobre Colombia Móvil (Tigo) señala que: “(Tigo) presenta un alto nivel

de endeudamiento, (…) del 85,8% al finalizar el año 2010, (…), es decir, que de cada peso que Tigo posee en activos, sólo 14,2 centavos son propiedad de los accionistas. (…) a la fecha acumula pérdidas por cerca de un billón de pesos” .

Los suecos perdieron plata a la lata en cinco años de gestión de la empresa y este es el novio que escogieron para “casar” a UNE. ¿En dónde están los informes de la Contraloría de Medellín sobre la operación de Tigo?

La fusión de UNE- Millicom (Tigo) se negoció de la siguiente manera: EPM se queda con el 50% (más una acción), y Millicom con el resto se hará al control de la empresa, mediante el pago de una prima, nombra el Gerente, y tiene mayoría de cuatro miembros en la Junta directiva. EPM queda de socio mayoritario, tres miembros en la junta, pero sin control. La clave no es quién es el socio mayoritario sino quién toma las decisiones. ¿Cuál es la empresa absorbente? La que toma el control.

Los valores firma reconocidos en la fusión fueron los siguientes: “UNE y filiales de 1.989 millones de dólares, más una prima de control por USD 150 millones y (…) Colombia Móvil (Tigo) de USD 1.294 millones” (El Tiempo, agosto 2-2014).

Millicom se compromete a entregar 860 mdd que se distribuyen en 150 mdd por prima de control y 110 mdd por pago de una deuda de 2006, y quedan 600 mdd, que se restan de 1989 mdd, valor firma UNE, quedando por igualar 1289 mdd. Millicom pone 50% (más una acción) de TIGO por un valor de 647 mdd. Faltan 642 mdd para sumar 1289 mdd. Las cuentas anteriores son un planteo aproximado.

Sin embargo, hay que acotar lo siguiente: UNE-EPM es dueño de 25% de Tigo. Además, UNE-EPM compró la parte de ETB por 240 mdd (Caracol, nov 13-2013). Es decir, UNE-EPM es el dueño del 50% de TIGO. Y si es así, las cuentas cambian sustancialmente. ¿Las hará la Contraloría o el Concejo de Medellín?

Por otro lado, hay que tener presente que el valor patrimonial de Tigo es de 832 mdd, según Saúl Katan, Gerente de ETB (El Tiempo, agosto 8-2014), mientras se reconoce un valor firma de 1.294 mdd. Una diferencia muy grande y que beneficia a los suecos, pagando menos por UNE.

Millicom se hizo a UNE con el pago de una deuda de 110 mdd (220.000 mdp) contraída en 2006. El resto lo pagará en módicas cuotas mensuales, por club, porque se aprecia la tasa de cambio, dice el Alcalde. Millicom una multinacional pichurria.

EPM, emblema de la ciudad “más” innovadora del mundo, renuncia al desafío de administrar una empresa de telecomunicaciones, compleja en la gestión tecnológica, y le da el control a los suecos, para asegurar la convergencia de servicios, fijos y móviles, porque no se puede jugar solo en un campo donde el cambio técnico es constante, y las inversiones son cuantiosas, afirman los gestores de la fusión, con complejo de inferioridad. Nosotros no podemos, los suecos sí.

Si algo ha hecho UNE, son inversiones cuantiosas, a diferencia de los suecos que van pagando los activos públicos municipales con el flujo de caja, por club ¿Cuánto pusieron los suecos en OLA-Tigo? En 2006, EPM y ETB le hicieron préstamos por 420.000 mdd para la operación. La excusa de la movilidad no puede ser más débil: Uff y Virgin Mobile prestan servicios de telefonía móvil, por contrato, a través de plataformas ajenas ¿Por qué no lo podía hacer UNE si era socio de TIGO?

Una frase que lo dice todo: “Estamos complacidos (…) y muy entusiasmados de seguir avanzando de la mano de EPM” (Presidente de Millicom, Hans-Holger Albrecht, El Mundo, Agosto 1-2014).

Colofón

La certera columna del profesor Maya olvidó mencionar que esta historia comenzó con la escisión del negocio de telecomunicaciones de EPM, idea que tuvo como autores intelectuales al exalcalde Sergio Fajardo (ahora precandidato presidencial) y al gerente de EPM de la época, Juan Felipe Gaviria. Sin ese primer paso, lo que está ocurriendo en la actualidad no hubiera sido tan fácil. Una pregunta al margen: ¿votaría por la persona que dio el primer paso en la privatización de UNE para la Presidencia de la República?

Luego de la escisión, el presidente de UNE, Horacio Vélez de Bedout, propuso buscar “un socio que aporte valor en medio de la agresiva competencia” (El Colombiano, 2008). Sin embargo, no prosperó la iniciativa y hubo que esperar hasta la llegada de Aníbal Gaviria y de Marc Eichmann para iniciar el proceso de privatización de UNE.

Lo último que ha pasado sobre este tema va en ese mismo sentido. El Concejo de Medellín realizó hace poco un debate sobre la fusión UNE-Millicom y el conflicto laboral que prevalece en la empresa a causa de las políticas de reducción de nómina y otras malas decisiones de la Presidencia. Las conclusiones de la sesión fueron concretas: recuperar a UNE EPM Telecomunicaciones y devolver la dignidad a sus trabajadores.

En el debate se demostró que se está vulnerando el Acuerdo 17 de 2013 en cuanto a que no se conservan los derechos de los trabajadores, se desmejoraron sus derechos laborales y todo indica que la Presidencia sigue con su dinámica de “desvanecer” la imagen de UNE.

Los corporados hicieron visibles situaciones que antes denunciamos, por ejemplo, que Millicom nunca pago por la fusión ya que ni los 1,4 billones para el Municipio ni los 150 millones de dólares por la prima de control salieron de dicha empresa. Se entregó el patrimonio público sin recibir nada a cambio. Y como si fuera poco, un informe de la Contraloría General de Medellín demostró el aumento de pérdidas y el crecimiento del nivel de endeudamiento en un 70% desde la fusión.

A pesar del alto nivel de endeudamiento, durante la sesión también se expuso que el año pasado la Presidencia de UNE entregó bonificaciones por más de $16.000 millones para los altos

directivos de la empresa. No se sabe qué metas cumplieron (¿Mayores pérdidas? ¿Mayor endeudamiento? ¿Peor servicio? ¿Maltrato a contratistas y trabajadores?), pero los bonificaron.

El final de esta historia está próximo, pues con la acumulación de pérdidas, el despido masivo de empleados, el decrecimiento de usuarios debido a los continuos problemas de servicio y la poca identidad que queda de UNE, es posible que en unos meses nos anuncien la liquidación de lo que conocemos como UNE EPM Telecomunicaciones y la nueva compañía siga otros rumbos en los que nada quede de patrimonio público.