Aviso de prensa

 

Aviso de prensanal

Lo del nombre o marca TigoUNE es lo de menos. Como se advirtió antes y después de aprobado el Acuerdo 17 de 2013 por parte del Concejo de Medellín, el futuro de UNE puesto en manos de la sueca Millicom no era nada promisorio. Por la calidad del “socio estratégico” y el incumplimiento inmediato a lo pactado, no se necesitaban adivinos para saber que era cuestión de tiempo llegar a la oscura situación que hoy vive la empresa. Ante la permisividad del socio mayoritario EPM y la falta de control real por parte del Municipio de Medellín (Alcalde y Concejo) y de los entes de control, la administración de UNE EPM Telecomunicaciones S.A., en manos extranjeras desde 2014, ha hecho y deshecho con la empresa, con notorias pérdidas de valor económico y social, pero especialmente laboral.

 

Desde el Sindicato de Profesionales SINPRO hemos denunciado ante el Concejo de Medellín y el Ministerio de Trabajo la estrategia que la administración de UNE adelanta contra los trabajadores, que además de atentar contra la viabilidad de la empresa, de burlar la normatividad vigente e irrespetar la dignidad humana, viola el Acuerdo 17 de 2013: “e) En todo caso, se conservarán los derechos laborales de los actuales servidores de UNE EPM Telecomunicaciones S.A.”. Los hechos para demostrarlo son contundentes.

 

Con la entrada de la firma china Huawei para asumir la parte operativa de UNE EPM Telecomunicaciones S.A., el personal que trabajaba en varias sedes de UNE y de Colombia Móvil (Tigo) en Medellín, Bogotá y Manizales, fue desplazado y trasladado de forma abrupta, irrespetuosa y sin contexto, con varios agravantes: la notificación del cambio de cargos, de sedes de trabajo y de dependencias, además de la inexistencia del manual de funciones de cada nuevo cargo. La entrada del operador chino traduce, entre otros, en tercerización laboral, en inminente pérdida de calidad del empleo, de conocimiento y de experiencia, ya que no se permite una entrega adecuada de funciones, responsabilidades, procesos y programas en desarrollo; y por lo tanto en afectación directa del servicio al cliente. A los trabajadores que se han negado a firmar la notificación de cambio de cargo, la administración lo ha realizado unilateralmente sin importar el debido consentimiento del trabajador, hecho que puede observarse en la información interna y en los certificados laborales que se expiden; una burla a la normatividad vigente.

 

Las cartas de cambio de cargos fueron la alternativa de la administración de UNE EPM Telecomunicaciones S.A., orquestada desde la Vicepresidencia de Gestión Humana, al tener dos intentos fallidos para introducir un otrosí a los contratos individuales de trabajo, que lesionaban la calidad de vida laboral y familiar de los trabajadores, pues implicaba el cambio de cargo, trabajar en cualquier parte del país para UNE y Colombia Móvil S.A. (Tigo) y el compromiso de cumplir con sus obligaciones actuales adicionando otras, algunas de ellas desconocidas y referenciadas en manuales inexistentes, más las órdenes, instrucciones, procedimientos y metas que le indique EL EMPLEADOR directamente o a través de sus representantes”, advirtiendo que cualquier incumplimiento es considerado falta grave. Otra amenaza directa a su estabilidad laboral.

Paralelo a estas acciones se dispararon los casos de acoso laboral y de coacción por parte de la citada Vicepresidencia de  Gestión Humana (a la que, como si quisieran burlarse de las personas la denominan Vicepresidencia Gente TigoUne), hecho que venía de administraciones pasadas y que se incrementaron con la llegada de Millicom, y que han conducido a procesos disciplinarios rebuscados e injustos, con consecuentes suspensiones y despidos con justa causa y sin indemnización.

 

Todos estos hechos no son fortuitos. Son el complemento de una serie de acciones que hemos denunciado públicamente, como el despido a cuenta gotas desde hace unos meses, semana a semana para no generar ruido, dejando sin empleo a más de 150 trabajadores provenientes de la UNE original; los despidos masivos de octubre de 2013 y de diciembre pasado que dejaron otros 160 empleados sin trabajo; el retiro de 230 trabajadores en noviembre de 2015 al acogerse a un plan de “retiro voluntario” y el cambio de contrato a salario integral a más de 100 llamados “mandos medios”. En resumen, novedades negativas para más de 600 trabajadores y se habla dentro de la empresa que en los próximos días u horas saldrán otros planes de retiro voluntario y de prepensionados que podría tener incidencia en unos 200 trabajadores más. En lo que respecta a la operación, más de la tercera parte de los trabajadores de UNE, entre 500 y 700, podrían verse afectados con la tercerización mediante el contrato de operación con Huawei. Pérdida de calidad del empleo en la ciudad más innovadora.

 

Esta suma de sucesos ha conducido, a su vez, a la violación del derecho constitucional a la libre asociación, por cuanto afecta de forma directa la afiliación de los trabajadores a una organización sindical, con los consecuentes deterioros en su calidad de vida laboral, sin que los representantes de EPM en la Junta Directiva de UNE EPM Telecomunicaciones S.A., entre ellos el Gerente General, o el auditor interno que puso en la empresa, hayan ejercido sus funciones con la responsabilidad que les compete. De todo esto tampoco han tomado cartas en el asunto el Alcalde, el Concejo, la Personería y la Contraloría de Medellín, así como el Ministerio de Trabajo. El llamado es a tomar control ya y no cuando todo el daño esté terminado. 

 

 

Junta Directiva