Trabajo decente

 

30 de abril de 2019

 

La Organización Internacional del Trabajo (OIT), que este año cumple 100 años, define trabajo decente como “la oportunidad de acceder a un empleo productivo que genere un ingreso justo, la seguridad en el lugar de trabajo y la protección social para las familias, mejores perspectivas de desarrollo personal e integración social, libertad para que los individuos expresen sus opiniones, se organicen y participen en las decisiones que afectan sus vidas, y la igualdad de oportunidades y trato para todos, mujeres y hombres”.  Esta definición, que parecería de simple cumplimiento por tratarse del derecho al trabajo, dista mucho de la realidad global.

En una ciudad como Medellín el desempleo llega al 12.8% y la informalidad laboral asciende al 43.4%.  En esta misma ciudad está EPM, una de las grandes generadoras de empleo directo e indirecto en el país. Quienes tenemos la fortuna de prestar nuestros servicios a algunas de las empresas que hacen parte del Grupo EPM, sentimos orgullo y agradecimiento de pertenecer a una organización en la que, susceptible de mejoras, se busca día a día traducir con acciones ese concepto universal de trabajo decente.

Un hecho significativo que da cuenta de ello, es el haber mantenido casi intacta la planta de personal de EPM tras la contingencia del Proyecto Hidroeléctrico Ituango, lo que quizás en otra organización no hubiese ocurrido.  Precisamente, la superación de esta primera etapa y las decisiones de la administración de la empresa en torno a su talento humano, son consecuencia del profesionalismo, dedicación, sentido de pertenencia y esfuerzo de todos los que integramos la familia EPM.

Esas condiciones de trabajo decente en EPM contrastan con lo que sucede en las otras dos empresas donde laboran nuestros afiliados. En el caso de UNE EPM Telecomunicaciones S.A., por ejemplo, la disminución de personal ha sido notoria en los últimos años a raíz de decisiones administrativas que han afectado no solo los puestos de trabajo sino la calidad de los mismos.  Por fortuna, para nuestros afiliados, el reciente acuerdo al que llegamos SINPRO y UNE para la nueva vigencia de la convención colectiva de trabajo, constituye un aporte importante para la estabilidad laboral.

En Huawei TMSC SAS la situación laboral ha sido un factor de preocupación desde octubre de 2016, cuando se dio la supuesta sustitución patronal de 601 trabajadores provenientes de UNE, hecho que se agravó con la solicitud de Huawei al Ministerio del Trabajo para que le autorice el despido masivo de trabajadores y los continuos hechos que realiza esa administración para ir minando la moral de quienes prestan sus servicios a través de esa empresa.  Frente a estos hechos, desde SINPRO hemos realizado diferentes acciones legales y administrativas, acompañando así mismo a los afiliados, y hemos enterado, entre otros, al propio Ministerio del Trabajo, a la Presidencia de la República, a la OIT, a la OCDE y a la Procuraduría General de la Nación.

Este es un panorama general que presentamos como invitación a una reflexión individual y colectiva sobre nuestros empleos y el aporte que cada uno puede hacer para fortalecer el trabajo colectivo a través de una organización sindical como la nuestra.  Que sea este 1° de mayo, Día Internacional del Trabajo, una oportunidad para ello.

SINPRO