DEFENSA DE LAS EEPPM

DEFENSA DE LAS EEPPM

Con el objeto de informar a la ciudadanía, los gremios y a todos los agentes interesados en el desarrollo y desempeño de Las Empresas Públicas de Medellín E.S.P, y a raíz de las últimas declaraciones y comunicación del Alcalde Luis Pérez Gutiérrez, el Sindicato de Profesionales de las Empresas Públicas de Medellín, SINPROEEPPM, cuyos principios incluyen la defensa de la Empresas, expone los siguientes puntos.

$11.    Politización y autonomía de las Empresas Públicas de Medellín E.S.P.

Las afirmaciones del Alcalde confirman la politización de las Empresas Públicas de Medellín en detrimento de su desempeño empresarial, de su imagen frente al sector productivo y más aún, frente a sus clientes.  Adicionalmente, muestran el irrespeto a los pilares que han mantenido a la empresa como ejemplo nacional de gestión, los cuales se pueden resumir en su rigor financiero, jurídico y organizacional.

Conocemos la efectividad de los discursos populistas, carentes de ideas y abundantes en insultos, imprecisiones e irrespetos, que tienen eco inmediato no sólo por la difusión que alcanzan en los medios de comunicación, sino por que su mensaje simplista y breve, se vende en cuestión de segundos, y nadie, ni el mismo animador del discurso, explica las consecuencias de las afirmaciones.  Por eso, aunque se tenga la desventaja de tener que leer y analizar el siguiente documento, frente a la de escuchar una ligera afirmación cargada aparentemente de lógica y sentido social, lo invitamos a reflexionar sobre la situación por la que atraviesan las Empresas Públicas de Medellín.

Por otra parte, es la Junta Directiva de Empresas Públicas de Medellín quién define las políticas empresariales del Ente Autónomo y vela porque el Gerente General las materialice, tal como lo indican sus Estatutos.  La carta del Alcalde muestra un desacato a este orden jurídico y como se explica más adelante, a la rigurosidad financiera que ha tenido EEPPM.

2.  Si alguien tiene resuelto el problema de los servicios públicos en Colombia, es la ciudad de Medellín.

La ciudad de Medellín ha contado con los mejores servicios públicos de toda Colombia, no sólo desde el punto de vista de calidad y cubrimiento, sino desde el punto de vista tarifario, como consecuencia de una acertada gestión empresarial, calificativo que no es solamente dado  por la propia empresa, sino también por los diferentes gremios e instituciones del país, con base en los resultados empresariales.

En el caso específico del servicio de energía, se cuenta no sólo con la mejor calidad y cubrimiento, con el menor índice de pérdidas, sino además con las tarifas más bajas del país.  En otras palabras, sus clientes y la empresa, cuentan con la mejor de las relaciones comerciales, reflejadas en el pago oportuno de un servicio recibido a satisfacción. 

¿Cómo se explica entonces el surgimiento del tema de los servicios públicos como prioritario en la gestión administrativa del Municipio?  ¿A qué obedece realmente la consideración reiterativa del tema como caballito de batalla?  ¿De batalla a favor de quién? ¿Cuáles son los intereses reales que hay detrás del discurso que coloca a las Empresas en un bando y en el otro a un Alcalde?  Si el problema de los servicios no constituía asunto de preocupación para la ciudad, la única respuesta posible para esta situación, está representada en los votos y aceptación popular, en el impacto más que en la solución de algún problema fundamental. 

Lo paradójico del asunto es que nadie se preocupa por las consecuencias de tales medidas; es más, no hay espacio ni siquiera para su discusión.  ¿A quién no le interesa que le hagan rebajas en los productos que consume?; la rápida aceptación general de dichos discursos es un obstáculo para la reflexión de las consecuencias que se presentarán en el corto, mediano y largo plazo.  Tampoco existe un análisis de las inversiones o de la efectividad de la aplicación de los dineros: ¿Cuál ha sido el beneficio del congelamiento de tarifas (descuento comercial)? ¿Han sido los sectores populares los más beneficiados?  ¡No! y sin embargo son justamente dichos sectores los que aparentemente aplauden este tipo de medidas, ¿falta de información o manipulación de la verdad?

Como lo mencionaba la revista Dinero en su edición de marzo 16 de 2001, en su artículo “Los otros niños”, “la guerrilla y el populismo político podrán hacerle más daño al sector eléctrico que el fenómeno de El Niño de comienzos de la década del 90”.  La memoria y los hechos presentes confirman lo descrito en ese artículo.  El Alcalde de Medellín, insistía en el año 2001, sobre el destino de los, según él, $700,000 millones que le cobraron al sector para la reparación de las torres. La verdad es que la reparación de las torres nunca ha sido cobrada a los usuarios, y que los valores cobrados en esa época correspondían al cobro de las restricciones que significaron tener que generar energía con plantas más costosas.  ¿A qué obedece tal imprecisión tratándose de un tema tan delicado?  La consecuencia de la ligereza en el tratamiento de los temas, es el daño que en particular están recibiendo directamente las  EPM, y por supuesto el sector eléctrico.

$13.    Responsabilidad en las decisiones

Es preciso aclarar que el incremento del 9.7% que menciona el Alcalde en la carta al Gerente General de las EPM, corresponde en su mayoría (7.4%) al desmonte del descuento comercial que EPM había otorgado a sus clientes y el 2.3% restante al incremento de la transición tarifaria ordenada en la resolución 063 de la CREG que tiene como finalidad hacer incrementos graduales para que los clientes no reciban un incremento súbito de las tarifas.

La decisión tomada por la Junta Directiva, y materializada por el Gerente General, al aprobar el presupuesto de ingresos que contemplaba el alza del servicio de energía eléctrica es la correcta, pues consulta la viabilidad financiera y atiende el ordenamiento regulatorio, que no es discrecional.

Es necesario anotar algunas cifras que contundentemente muestran que adoptar otras decisiones ponen en riesgo la sostenibilidad de la empresa, y que al contrario de lo que se pretender hacer, perjudicarían a quienes hoy reciben un buen servicio, pues lo más caro es lo que no se tiene o se presta en condiciones inadecuadas.

La actividad de comercialización de energía eléctrica arrojaba una pérdida operacional a noviembre de 2002 de cerca de $40,000 millones, sin incluir el descuento comercial entregado a los usuarios, que fue de aproximadamente $15,000 millones.  La continuidad de dicho descuento es a todas luces insostenible.  Es de anotar que el Plan de Desarrollo del Municipio contemplaba sacrificar $20,000 millones de utilidades de EEPPM para el congelamiento de tarifas; el monto acumulado otorgado en el 2001 y 2002  asciende a 22,000 millones aproximadamente, sólo en el servicio de energía.

La utilidad conjunta de las actividades de comercialización y de distribución de energía para el año 2002, fue de $35,000 millones aproximadamente, con una rentabilidad patrimonial del 1.81%, cifra varias veces inferior a la inflación o al rendimiento de un CDT.  La utilidad es requerida para atender la operación y las inversiones (en reposición y expansión del sistema), que son del orden de $61,000 millones para el año 2003.

La CREG ha reconocido el deterioro financiero de las empresas distribuidoras, al prever un alza de los cargos de distribución, que no corresponde a otra cosa distinta que a reconocer que los costos de la prestación del servicio no se estaban cubriendo. Es importante anotar que los nuevos cargos aún no han sido aprobados por el regulador.

$14.    Responsabilidad en el manejo de la información

Lamentamos y rechazamos los términos en los cuales se ha ventilado el problema, pues con más emoción que argumentos se ha colocado en la picota la gestión empresarial, ya que de ser los gestores de la empresa eficiente  durante 45 años, pasamos en sólo tres días a ser los villanos o los rebeldes.

No deja de sorprender que el Alcalde desconociera el incremento tarifario, toda vez que el presupuesto de EPEPM fue presentado a su consideración antes de ser llevado a la Junta Directiva.  Al margen de la función que le corresponde a la Junta Directiva, si el tema era de la mayor importancia para el Alcalde, ¿por qué no se presentaron los interrogantes, discusiones y precisiones en ese momento y sólo ahora se presenta el tema como debate y supuesto desacato?  Si el Plan de Desarrollo del Gobierno Nacional, contempla subsidios para los consumos de subsistencia de los estratos 1 y 2, asunto de conocimiento del Alcalde, ¿porqué el empeño de orquestar el ruido si al tema se le está dando solución de carácter Nacional?  ¿Porqué si el propio Plan de Desarrollo del Alcalde reconoce a EEPPM como una empresa eficiente, se le irrespeta y desconocen sus criterios de gestión?

$15.    Manejo tarifario

Corresponde a la Creg la definición de las tarifas que deben cobrarse al usuario regulado, cumpliendo con los criterios de eficiencia económica, neutralidad, solidaridad, redistribución, suficiencia financiera, simplicidad y transparencia establecidos por la ley.  No se trata de regalar, sino de cobrar lo justo y en este sentido, no se puede discutir que EEPPM tiene la mejor calidad con la menor tarifa del servicio de electricidad,  aun desde antes de comenzar esta administración.

Entendiendo que la fijación de tarifas corresponde a una instancia superior a la de una alcalde o  gobernador, debería estar prohibido por la Constitución o por la ley, la utilización facilista de promesas relacionadas con el manejo de las tarifas de servicios públicos en las campañas electorales para redimir en votos, dado que una posición irresponsable frente al tema, pone en riesgo la viabilidad y sostenibilidad futura de la prestación de un servicio esencial a toda la comunidad como ya lo están viviendo la mayoría de las distribuidoras del País.  No obstante los municipios y departamentos pueden ofrecer subsidios directos a los usuarios sin contrariar los preceptos legales y regulatorios a los que se debe acoger la entidad de Servicios Públicos.

CONCLUSIONES

$1·         Como lo anotamos en nuestro primer comunicado, demandamos un respaldo empresarial y académico pleno, una vigilancia ciudadana consciente y un compromiso de la clase política de no interferir en el manejo de la Entidad, para que se garantice la prestación del servicio con calidad y eficiencia sin menoscabo de las posibilidades de crecimiento.

$1·         La decisión adoptada por la empresa, es decir por su Junta Directiva, consulta la responsabilidad del sostenimiento en el mediano y largo plazo de la empresa, así como el acatamiento a la normatividad.

$1·         Rechazamos el manejo populista del tema tarifario y lamentamos el tratamiento ligero e irrespetuoso para con la Empresa, sus directivos y todos sus funcionarios. 

$1·         El sector empresarial, académico y todos los agentes en general deben vigilar y respaldar la gestión de empresa de las EPEPM, de manera que no se repita la historia de EMCALI.

$1·         Consideramos que la gestión del Alcalde municipal debe centrarse en resolver los verdaderos problemas que tiene la ciudad (seguridad, educación, salud, empleo, disposición de basuras, etc.) y no de aquellos asuntos que están resueltos, como es el tema de los servicios públicos domiciliarios.