Defensa de EEPPM ante recientes denuncias sobre hechos de corrupción.

DEFENSA DE EEPPM ANTE RECIENTES DENUNCIAS SOBRE HECHOS DE CORRUPCIÓN.

Los recientes hechos que se han venido ventilando ante la opinión pública sobre la supuesta corrupción, despilfarro y ostentosidad al interior del Grupo Empresarial Empresas Públicas de Medellín, que tienen indignada a la comunidad medellinense y a todo el pueblo colombiano, no pueden pasar como un simple caso más de malos manejos en una entidad pública.

Existe una ejemplar cultura de rigor y transparencia en EE. PP. M., construida por generaciones de empleados y trabajadores. El hilo conductor de esa cultura ha sido un recurso humano valorado y respetado. Es así, como los trabajadores de EE. PP. M., agrupados en el Sindicato de Profesionales, SINPROEEPPM, queremos aclarar ciertos puntos que consideramos oportuno dar a conocer a la opinión pública, para que de una vez por todas se señale a los verdaderos culpables de esta situación y no sigamos, nosotros, los trabajadores, en la palestra pública, endilgándonos responsabilidades sobre hechos que en nada nos competen.

  1. En este sentido, queremos aclarar que:Los despilfarros, malos manejos o supuestas formas de corrupción generadas al interior del Grupo Empresarial EE. PP. M., se han presentado en ciertos puestos de alta dirección de la Empresa y sus filiales, en ningún momento se ha hablado del resto de trabajadores que honrada y transparentemente hemos puesto al servicio de la comunidad y de la empresa, nuestro trabajo y conocimiento.
  2. Estos hechos por todos conocidos, no son más que el resultado de una mala gobernabilidad al interior del Grupo Empresarial, toda vez que desde que el actual alcalde de la ciudad, doctor Luis Pérez Gutiérrez inició su gestión, se autonombró “Gerente de Empresas Públicas de Medellín”; en consecuencia, los malos manejos son producto de nombramientos de personas poco idóneas para ocupar cargos tan importantes con altos presupuestos. Que le quede claro a la comunidad que lamentablemente durante los últimos tres años, empresa y administración fueron una cosa diferente y no precisamente por voluntad de sus trabajadores.
  3. Para rebatir las crecientes críticas sobre esta crisis, recurre con frecuencia el señor Alcalde a la ponderación de sus buenos resultados operacionales, pero es evidente su pretensión de deslindar esos logros, de la gente que los produce. No deja de llamar la atención que la calidad del recurso humano sólo sea reconocida por el burgomaestre cuando se busca legitimar decisiones adoptadas con ostensible agresión de los procedimientos institucionales. Sus constantes descalificaciones públicas, su trato irrespetuoso, las generalizaciones irresponsables, la imprudencia de sus declaraciones, la selección de algunos de sus colaboradores y su posterior descalificación, cuando los hechos los hacen insostenibles, han originado un serio deterioro de la credibilidad ciudadana, del clima organizacional y una inconveniente afectación de la institucionalidad que consideramos debe prevalecer en la organización. 
  4. No obstante, los trabajadores de EE. P. PM., ni siquiera en estos momentos difíciles hemos bajado la guardia en el empeño de asegurar el crecimiento y permanencia de la organización, aun cuando durante varios años se nos han cerrado todos los canales de movilidad internos y el proceso de gestión del recurso humano ha sido confiado a personajes de extracción partidista ajenos por completo a la cultura que deberíamos preservar.
  5. En una historia llena de aciertos por varias generaciones, lo que atravesó la Empresa en este período es un bache deplorable, derivado de la indebida injerencia de la administración municipal en las decisiones empresariales del Grupo Económico Público más grande de Colombia.  Las presiones para la inserción de proyectos que no obedecen al objeto social, la relajación en los requisitos para la selección de personal técnico, la escogencia inapropiada del alto nivel directivo y los cambios improvisados en el proceso de contratación, son causas más que suficientes para los nefastos resultados evidenciados hoy y que, lamentablemente, están repercutiendo en la imagen de la empresa y de los trabajadores, quienes a la postre hemos sido los mayores damnificados de esta serie de desaciertos y arbitrariedades.
  6. El Sindicato de Profesionales de Empresas Públicas de Medellín, se creó, precisamente, en esta administración, no para agrupar tecnócratas o para tratar de privatizar la Empresa, como en su momento lo declaró Pérez Gutiérrez, apoyado por algunos medios de comunicación y algunos políticos de la ciudad, quienes irresponsablemente se convirtieron en sus voceros, sin medir las consecuencias que sus declaraciones pudieran generar, no sólo para la imagen de la Empresa, sino además para la seguridad de sus trabajadores. SINPROEEPPM nació con un objetivo máximo: defender la Empresa de la actual administración y protegerla, en un futuro, de posibles alcaldías como la que, afortunadamente, está próxima a concluir.
  7. Desde nuestro Sindicato, veníamos denunciando situaciones como las que se dieron a la luz pública recientemente.  En cartas dirigidas a la administración y la Junta Directiva advertimos reiterativamente no sólo sobre este hecho, sino además sobre otras anomalías que se vienen presentando, sin que hasta el momento se haya obtenido respuesta.  Somos respetuosos de los conductos regulares, aunque, como en este caso, se corra el riesgo de que estas informaciones se filtren al exterior de la Organización. Igualmente, convocamos a todos los organismos de control y las autoridades competentes para que asuman el papel que les corresponda. De parte nuestra tendrán la mayor colaboración y apoyo siempre en busca de la transparencia.
  8. Como trabajadores de Empresas Públicas que nada tenemos que ver con su mala administración, apelamos a la comunidad para que entre todos nos unamos en defender nuestro patrimonio, como los dueños que somos todos los medellinenses.  Pero también recurrimos a su comprensión, toda vez que algunos de nuestros compañeros, están siendo maltratados (física y verbalmente) por personas que desconocen cuál es la realidad de la situación, llegando al punto de no permitirles hacer su trabajo. 
  9. Sabemos que el futuro y la permanencia de la organización descansan en nosotros. Tenemos que decirle a la ciudadanía que estamos dispuestos a superar este bache doloroso en la historia de la entidad. Que por favor nos restituyan la confianza porque no hemos perdido los valores que han permitido construir la empresa de todos y para todos. Hoy como nunca renovamos nuestro compromiso institucional con EE. PP. M. y la ciudad.
  10. Medellinenses, en estos momentos debemos estar unidos, ustedes y nosotros, en defender el patrimonio que es de todos y no dejarnos dividir por quienes lo vienen despilfarrando y echándole la culpa, como siempre, a los que no estamos en el poder y nada tenemos que ver con hechos de corrupción.  Afortunadamente nos quedan pocos días para que comience, la que esperamos sea una buena administración.  Ya venimos trabajando con la clase dirigente que consideramos responsable con Medellín para proteger esta empresa desde la legislación, para que EE. PP. M. vuelva a ser el orgullo de los antioqueños  y modelo de gestión pública para Latinoamérica.