Subgerentes, Jefes de Unidad, Jefes de Área y Jefes de Departamento pasaran de ser trabajadores oficiales a ser empleados públicos.

A partir del 25 de agosto, las personas que desempeñan cargos del Nivel II y III (Subgerentes, Jefes de Unidad, Jefes de Área y Jefes de Departamento), de las Empresas Públicas de Medellín pasan a ser empleados públicos, quedando sus puestos bajo la figura de libre nombramiento y remoción.  Esta decisión fue tomada por la Junta Directiva de la Entidad y será dada a conocer en los próximos días.

Después de advertir a la opinión pública de lo que viene pasando al interior de las Empresas Públicas de Medellín, con consternación vemos como hoy uno de nuestros temores se convirtió en realidad: La Junta Directiva de EEPPM decidió que todos los Subgerentes, Jefes de Unidad, Jefes de Área y Jefes de Departamento  pasaran de ser trabajadores oficiales a ser empleados públicos.

Como es por todos conocido, este cambio deja a parte de la planta administrativa de la Entidad pública a merced de los cambios que las administraciones de turno quieran realizar, toda vez que los empleados públicos, según la legislación colombiana, son de libre nombramiento y remoción, lo que, como lo hemos venido diciendo, crea un precedente muy grave para la gobernabilidad en la empresa más importante de los antioqueños.

Este sindicato nació bajo el precepto de defender la empresa  y consideramos que estas actuaciones lo único que hacen es demostrar, de manera tangible, que los temores que originaron nuestra creación no eran infundados.  A partir de ahora, si es que esta decisión  no se logra reversar, quedan las puertas abiertas para que los políticos de turno hagan cambios continuos en los cargos que han soportado las decisiones con el rigor técnico, jurídico y económico -pilar fundamental del crecimiento de las EEPPM-, lo que generaría una incertidumbre constante en los procesos y una discontinuidad en los mismos, con una alta probabilidad de que lleguemos a los consabidos resultados que todos hemos conocido o vivido en “carne propia”, de las instituciones públicas que son quebradas por la politización y la corrupción.

¿Cuál será la verdadera intención de esta decisión ad portas de elecciones y por consiguiente de un cambio de administración?

Son estos momentos en los que nos preguntamos ¿es que a nadie le duele lo que está pasando en las Empresas Públicas de Medellín?, ¿es qué a la comunidad, que es su dueña, no le importa que estén pretendiendo acabar con su patrimonio más preciado?  Puede que en este momento la Empresa esté boyante, pero con estos manejos amañados ¿por cuánto tiempo durará así?, ¿será que la “gallina de los huevos de oro”, que se trabajó transparentemente por muchos años para que hoy fuera lo que es, con esta falta de claridad en su manejo permanecerá igual en el futuro?

Nuevamente convocamos a todas las fuerzas vivas de la ciudad para que se pronuncien, analicen lo que está pasando y sienten su posición.  Por lo pronto estamos avanzando en  las opciones legales para que esta decisión tan lesiva para el futuro de las EEPPM no tenga asidero.